La ciudad china donde se registró el primer caso de coronavirus pone fin al aislamiento. Hay 80 trenes listos para salir de la provincia de Hubei.


Wuhan pone fin a una cuarentena de once semanas luego de que el 31 de diciembre de 2019 se registrara el primer caso de coronavirus, enfermedad que se transformaría en pandemia, teniendo hasta el momento más 1,3 millones de casos y dejando 77 mil muertos en todo el mundo.

Desde el 8 de abril, las personas que están en Wuhan, recibirán un código QR de color verde, que implica que la persona no ha tenido contacto con ningún contagiado ni es sospechoso de tener la enfermedad, explicó la oficina provincial de control de coronavirus en una circular reproducida por la agencia de alemana noticias DPA.

Para quienes obtengan este código hay disponibles mas de 80 trenes listos para dirigirse a otros puntos del país, según informó el Global Times. A su vez, este miércoles también se levantarán los 75 controles de tránsito entrante y saliente de Wuhan, por lo que prevén un pico de tráfico hasta el 15 de abril.

Como dato positivo, en Wuhan –capital de Hubai- desde el 18 de marzo se registraron solo dos casos de coronavirus, en dos días separados: “Que no haya nuevos casos no significa que haya cero riesgos en Wuhan.

Las tareas de prevención y control siguen siendo críticas”, advirtió este martes el funcionario local Hu Shuguang a la cadena estatal CGTN. El principal temor para los ciudadanos es la discriminación y que no sean bien recibidos en otras ciudades, incluso dentro de China.

Una trabajadora del sector de relaciones públicas, cuyo nombre prefirió mantener en secreto, expresó a EFE el miedo de no ser aceptada por sus propios compatriotas. Para volver a Shanghai, donde tiene su empleo, en un principio pensó en volver a Shanghai, debía solicitar el viaje con antelación y el empleador y la comunidad de vecinos donde reside la inviten. Luego tendría que realizarse nuevamente otra vez la prueba de coronavirus. A su vez, le correspondería una nueva cuarentena de 14 días: “No quiero volver a estar encerrada otra vez. Prefiero esperar a que las cosas se calmen para viajar”, relató la joven.

En sentido de las medidas a tomar por grandes ciudades como también Pekín o Cantón, expresó: “Creo que es comprensible hasta cierto punto. El virus se descubrió primero en Wuhan. Claro que nos gustaría volver, pero sólo si somos bienvenidos. Esta situación es dolorosa, y lo último que queremos son más problemas”.