Después de pagar una fianza de 1.6 millones de dólares, el brasileño y su hermano saldrán de la cárcel. El juez decidió que deberán permanecer en un hotel de Asunción.

Este martes por la tarde, el juez Gustavo Amarilla llevó adelante una audiencia para revisar la situación de Ronaldinho y decidió otorgarle prisión domiciliaria a él y a su hermano, Roberto de Assis. De esta manera, después de estar un poco más de un mes detenido, el brasileño saldrá de la cárcel en las próximas horas.

Aunque era otra de las posibilidades, el Tribunal decidió no dejar en libertad al ex crack del Barcelona, quien fue arrestado el 6 de marzo junto a Roberto acusados ​​de ingresar a Paraguay con pasaportes adulterados. Ronaldinho ofreció pagar 1.6 millones de dólares de fianza y aseguró que va a permanecer en un hotel de Asunción. Si bien sus abogados Sergio Queiroz y Adolfo Marin expresaron que el dinero saldrá de una cuenta bancaria del ex futbolista, una empresa paraguaya firmó un contrato con él para salir de garante y hacerse cargo de posibles riesgos.

​Según informó la prensa local, Dinho y su hermano se alojarán en dos habitaciones del Hotel Palmaroga (104 y 105). La fiscalía determinó que ambos seguirán siendo investigados y tendrán custodia policial permanente para evitar una salida ilegal del país.

Ronaldinho pasó sus últimos días en la Agrupación Especializada, una cárcel de máxima seguridad de la Policia Nacional de Paraguay. En el medio cumplió años, jugó al fútbol con otros presos, muchos de ellos considerados “peligrosos”, compartió un asado y recibió visitas de deportistas y personas ligadas al fútbol, como Pipino Cuevas. El ex jugador de River le contó a Olé que propuso que el brasileño hiciera la prisión domiciliaria en su casa, pero finalmente se quedará en el mencionado hotel.