Representantes de Misiones en el Parlasur presentaron hoy un proyecto en el que solicitan al gobierno de Brasil que tome medidas para reabrir las compuertas de las represas o centrales hidroeléctricas instaladas sobre cuencas afluentes de los ríos Paraná, Iguazú y Uruguay, que muestran una bajante histórica y generan problemas para la provisión de agua potable a varias localidades de la provincia.

El proyecto presentado por las legisladoras Cecilia Britto y Julia Argentina Perié, al que accedió Télam, recomienda al Consejo del Mercosur “instar a la República Federativa de Brasil a que arbitre los mecanismos legales pertinentes para la reapertura de compuertas”, y de esta forma, “regular el caudal de agua, salvaguardando el derecho fundamental del acceso al agua”.

Además, las legisladoras precisaron que articulaban acciones con la Cancillería por este problema que no solo afecta a la población misionera sino a varias provincias del NEA, ya que “existe la necesidad de encarar con urgencia y dedicación una verdadera política de estado para garantizar el derecho humano de acceso al agua potable”.

Entre los fundamentos de la declaración señalaron que busca “visibilizar y encontrar soluciones a la situación que se vive hoy en la provincia de Misiones, provocado por la escasez de lluvias desde mediados de 2019 y el presunto cierre de las compuertas de determinadas centrales hidroeléctricas”, que posee el vecino país.

La histórica bajante de los ríos provoca inconvenientes con la potabilización del agua, “situación que también afecta a otras provincias de la República Argentina, por ejemplo las que comparten el cauce del río Paraná”, aseguraron.