Florencia Magalí Morales (39) circulaba sin autorización por una calle de Santa Rosa de Conlara. En una confusa secuencia, la mujer fue detenida y luego la hallaron ahorcada en la celda de una comisaría.

Florencia Magalí Morales (39) iba andando en bicicleta por la calle Rivadavia de Santa Rosa de Conlara. Hacía alrededor de dos años había llegado ahí, proveniente de Mendoza, y criaba sola a dos hijos y una nieta. Sabía que debido a la epidemia de coronavirus, la Provincia de San Luis ha aplicado medidas restrictivas que permiten salir a las personas según su número de documento. El domingo podían salir los pares: ella tenía DNI impar.

Según el informe policial, al ser detenida Magalí intentó resistirse. “Al recibir la voz de alto para su identificación, hace caso omiso y se dirige en el rodado a la comisaría. Una vez identificada se constata que no tenía consigo el DNI y manifiesta que el número es 28.466.633 y su terminación impar”, señala textualmente el informe.

Ya en la Comisaría 25°, la tensión fue en aumento. “Al ser notificada de que iba a quedar detenida porque no le correspondía circular en la vía pública, intenta darse a la fuga forcejeando con dos policías (un masculino y un femenino) rasguñando en la mano a un tercero, por lo que queda detenida por incumplimiento del artículo 205 del Código Penal y por resistencia a la autoridad y lesiones`”, añade el parte.

Florencia Magalí fue conducida a una celda y ahí viene lo más intrigante, ya que los agentes reportan que por la tarde del domingo, cuando hacían una inspección de rutina, la encontraron ahorcada. “Tenía asido a su cuello un cordón (posiblemente de la capucha del buzo que vestía) atado en el otro extremo a la bisagra superior de la puerta enteriza de madera de la celda. Los policías al verla intentan reanimarla mientras buscan ayuda en el nosocomio local”, detalla el resumen oficial.

El juzgado multifuero de Conlara, a cargo de Jorge Pinto, intervino en la causa, caratulada como “averiguación de suicidio”. Paralelamente, la Policía inició una investigación interna para evaluar la responsabilidad de los agentes que estaban en la guardia. El caso despierta rumores en la localidad, que tiene poco más de 10.000 habitantes, y ya circulan versiones variopintas sobre lo que le ocurrió a la mendocina. Por lo pronto, se esperan los resultados de la autopsia.