Así lo definió la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, quién igual dio señales positivas: “Donde no podamos prestar, se buscarán soluciones que puedan desbloquear financiamiento crítico”.

La pandemia del coronavirus provocará “la peor caída económica desde la Gran Depresión” de 1929, estimó hoy la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, quien advirtió además que países emergentes y pobres como los de Latinoamérica “corren un gran riesgo”.

La jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI) destacó que el mundo está confrontado a una “crisis sin igual”.

Según el organismo con sede en Washington, 170 países de sus 189 miembros van a registrar una contracción de su ingreso per cápita este año. El pronóstico cambió desde hace tres meses, cuando el Fondo proyectaba crecimiento en 160 naciones.

Georgieva indicó que de la misma forma que la emergencia de salud golpea a las personas vulnerables con más fuerza, se espera que la crisis afecte en mayor medida a los países más pobres. Expresó además que los países emergentes y pobres, en África, Latinoamérica y parte de Asia, enfrentan un “gran riesgo”.

Todavía nos enfrentamos a un extraordinaria incertidumbre sobre la profundidad y la duración de la crisis (Georgieva)
Según explicó, tienen menos recursos, con sistemas de salud más débiles, y además están peligrosamente expuestos a perturbaciones de la demanda y de la oferta, con un “drástico endurecimiento de las condiciones financieras”.

Georgieva señaló que muchos de estos países “enfrentan el espantoso desafío de luchar contra el virus en ciudades densamente pobladas y en barrios marginales donde la distancia social” –que es una medida recomendada por las autoridades sanitarias para evitar el contagio– es una opción poco viable.

En una referencia en la usó las mismas definiciones que el gobierno argentino –y que propio Fondo también usó en los últimos meses para hablar del país–, agregó que “algunos países enfrentan la carga de una deuda insostenible”.

Al respecto, destacó que “necesitan ayuda urgentemente” y que en conjunto con el Banco Mundial están haciendo un llamado a que se suspenda el servicio de la deuda de los países más pobres del mundo con acreedores bilaterales oficiales. Además, el Fondo está estudiando el uso de líneas de crédito preventivas para llevar efectivo a los países y establecer préstamos a corto plazo; también otras opciones de financiación como el uso de activos especiales de giro (DEG).

La economista búlgara dijo que en los últimos dos meses la salida de capitales de los mercados emergentes fue de cerca de 100.000 millones de dólares.

Contexto global

En su descripción del contexto global, Georgieva dijo que la economía mundial tendrá un comportamiento “marcadamente negativo” en 2020, sin dar estimaciones, en un discurso antes del inicio de las reuniones semestrales del organismo durante las cuales la entidad multilateral publicará sus previsiones anuales.

Este año, el evento global donde el FMI y el Banco Mundial congregan a ministros, organizaciones multilaterales y altos ejecutivos del mundo financiero, también se vio perturbado por el coronavirus y será celebrado este mes en un formato virtual. “Todavía nos enfrentamos a un extraordinaria incertidumbre sobre la profundidad y la duración de la crisis”, dijo Georgieva sobre las consecuencias de una pandemia que comenzó en diciembre en China y a dejado decenas de miles de muertos en el mundo.

La titular del FMI recordó que la capacidad de préstamo del organismo es un billón de dólares y que la entidad está respondiendo a llamados sin precedentes de financiamiento de emergencia. El FMI tiene previsto publicar el martes próximo el informe completo con sus previsiones económicas.