El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y sus colaboradores se reunieron por video conferencia esta noche para definir detalles y alcances de varias medidas, entre ellas, el uso obligatorio de barbijos en ciertos ámbitos, como locales comerciales, dependencias de atención al público y medios de transporte público.

Según voceros de la Ciudad, los funcionarios analizaron el texto definitivo de la resolución, donde se ordena el uso de máscaras caseras a partir de las 0 horas 15 de abril.

Además, se prohíbe la comercialización, en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de ” barbijos N°95 a cualquier persona que no acredite ser profesional o personal del servicio de salud y a las personas jurídicas que no tengan por objeto la prestación de ese servicio”, detalla el documento.

“La indicación de usar barbijo es solo para las personas que están atendiendo o cerca de casos sospechosos. Estos sirven para evitar que una persona con coronavirus elimine la saliva que pueda estar infectada, pero no para frenar la entrada del virus, porque este también puede ingresar por los ojos o por tocar la superficie donde alguien haya estornudado. Dan una sensación de falsa seguridad , por eso no son recomendables para que la población general los utilice al circular por la calle”, explicaba Omar Sued, médico de la Sociedad Argentina de Infectología.

Por su parte, David Powell, médico y asesor de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), señaló: “Hay muy pocas evidencias de los beneficios que puedan aportar en situaciones de contacto casual. Los barbijos son útiles para las personas que ya están enfermas, así protegen al resto”.