El exsecretario de Transporte, detenido en el penal de Ezeiza, cumple pena por la Tragedia de Once y por enriquecimiento ilícito en otra causa.

El exsecretario de transporte Ricardo Jaime inició una huelga de hambre en el penal de Ezeiza en respuesta a la decisión del Tribunal Oral Federal 6 de rechazar sus pedidos de excarcelación y prisión domiciliaria. El exfuncionario solicita abandonar la cárcel porque asegura puede infectarse con coronavirus.

Jaime fue condenado a ocho años de prisión por la Tragedia de Once y a cuatro por enriquecimiento ilícito. A través de un escrito presentado ante el TOF 6, informó que empezaba la protesta.

Este tribunal lo juzga por la compra de trenes chatarra a España y Portugal: está acusado por el delito de administración fraudulenta. El exfuncionario pidió el fin de su prisión preventiva y el TOF 6 se lo negó. Jaime apeló en Casación, pero la sala de feria declaró inadmisible el planteo del exsecretario de Transporte y ordenó que continuara en prisión.

Aunque su solicitud hubiese sido aceptada, el exfuncionario continuaría en prisión por los otros expedientes. Jaime decidió entonces cuestionar la determinación judicial y lo hace a través de una huelga de hambre.

Este martes, Casación recomendó a los tribunales inferiores otorgar la prisión domiciliaria para presos condenados por delitos menores, embarazadas y personas que integren grupos de riesgo.

La defensa del exfuncionario asegura que es uno de los presos en situación de riesgo y que, de contraer coronavirus, podría tener consecuencias fatales debido a sus enfermedades preexistentes como hipertensión y arritmia, además de su edad (65 años).

El TOF 6 entendió que Jaime recibe todas las atenciones necesarias dentro del penal de Ezeiza, en donde incluso se encuentra el hospital penitenciario central y en función de eso rechazó ambos planteos.

Ante la medida de fuerza de Jaime, el TOF 6 libró un oficio ante el Servicio Penitenciario Federal para que siga de cerca su estado de salud.