El gigante del comercio electrónico aumenta el número de plazas tras añadir 100.000 personas en almacenes para hacer frente a la demanda por el Covid-19.

La crisis del coronavirus se ha traducido en una nueva oportunidad para Amazon. El gigante del comercio electrónico ha anunciado la contratación de 75.000 personas adicionales para hacer frente a la demanda desatada por las cuarentenas obligatorias en muchas partes del mundo. Eso después de contratar a 100.000 empleados el mes pasado para reforzar su plantilla en almacenes y entregas a domicilio.

“Seguimos viendo un incremento de la demanda a medida que nuestros equipos ayudan a las comunidades, y vamos a continuar contratando, creando 75.000 empleos adicionales para ayudar a servir a nuestros clientes durante este momento sin procedentes”, aseguró la compañía encabezada por Jeff Bezos en un comunicado.

Los contrataciones también han venido acompañadas de incrementos salariales, dos dólares adicionales por hora en Estados Unidos, dos libras en Reino Unido y dos euros en algunos países de la Unión Europea, además de pagar el doble por horas extra. Eso en medio de la polémica por la falta de seguridad que muchos trabajadores de Amazon han denunciado en medio de la pandemia del Covid-19.

Los diversos casos de coronavirus en varios centros de distribución de EEUU han desatado protestas y demandas laborales, en el caso de una parte de la plantilla del almacén del condado de Riverside, en California. Los empleados aseguran que Amazon no ha reaccionado lo suficientemente rápido para protegerlos ante la crisis y muchos sienten que la empresa está primando el interés económico por encima de su salud.

Por su parte, la compañía con sede en Seattle ha indicado en su portal que han actualizado “150 procedimientos” para proteger a su plantilla, desde limpiezas profundas de los almacenes entre turnos hasta prácticas de distanciamiento social. También han distribuido máscaras y establecido puestos para tomar la temperatura a los trabajadores con frecuencia.

Aun así, Amazon no ha tenido problemas en cubrir las vacantes. Los 175.000 empleos creados están ayudando a paliar la sangría en otros sectores de la economía, restaurantes y pequeños comercios en especial. En algunos casos, los 15 dólares por hora que pagan como salario base superan lo que perciben muchos dependientes y camareros en EEUU. El gigante del comercio electrónico dijo hace unas semanas que planeaba invertir 350 millones de dólares, un monto que ahora se ha incrementado hasta los 500 millones.

Wall Street ha recibido con euforia la noticia. Los títulos de Amazon subían el lunes casi un 6% hasta los 2.158 dólares, rondando su máximo histórico, uno de los pocos valores que no ha sufrido en exceso durante esta poderosa crisis económica. Al cierre de sesión, la compañía consiguió su valoración bursátil récord: 1,13 billones de dólares.