La Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (FATAP) ha comunicado al Sindicato Unión Tranviaria Automotor (UTA), la grave situación económico financiera que atraviesa el transporte automotor del interior del país. 

Desde el sector alertan la imposibilidad de afrontar las obligaciones salariales pendientes del mes de marzo y de los meses sucesivos en tanto se mantenga la situación actual caracterizada por una dramática caída de los ingresos del sector.

Señalan que “es un dato objetivo de la realidad, que los trabajadores conocen y verifican diariamente la drástica caída de pasajeros transportados, que en ninguna jurisdicción del país se encuentra por debajo del 90%, resultando inevitable reconocer que, en la práctica, se ha afectado de modo terminal la posibilidad de afrontar las obligaciones necesarias para mantener en funcionamiento el sistema, situación a la que se suma el otorgamiento -seguramente justificado- de gratuidades establecidas en la emergencia por el Estado”.

En el comunicado manifiestan estar seriamente preocupados porque advierten el “peligro concreto e inminente de que la actividad se paralice por completo” ante la imposibilidad de atender los salarios de los trabajadores “-que los merecen más que nunca atento la exposición al contagio que su labor implica-”, aclaran, y los insumos básicos de la operación.

Gestiones truncas

Según informaron, la entidad ha agotado todas las instancias de gestión ante la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación, los Ministerios de Trabajo y de Transporte de la Nación, solicitando se declare la emergencia del transporte de pasajeros del interior del país, asistencia, inclusión en el REPRO y en los beneficios del Dto. 332/20; así como también las cámaras asociadas hicieron lo propio ante autoridades de los Gobiernos Provinciales y Municipales, a pesar de lo cual la problemática del sector no encuentra aún una respuesta que permita garantizar la regularidad y continuidad de los servicios.

“Las empresas estamos haciendo un gran esfuerzo junto a nuestros más de 33.000 trabajadores para mantener un servicio esencial para la sociedad y deseamos continuarlo, pero en las actuales condiciones será materialmente imposible e inevitablemente generará el incumplimiento de los salarios y la quiebra de las empresas que son el sostén de tantas familias del interior de nuestro país”, advierten.

Por último, agregan que han tomado medidas excepcionales en materia sanitaria tanto para los trabajadores como para los pasajeros, pero en esta situación, “sin asistencia de ninguna clase, las empresas no podremos seguir brindando el servicio”. Y desde la Federación apelan a la urgente intervención del Señor Presidente de la Nación y de los sres. gobernadores a fin de que se adopten las medidas que permitan la sustentabilidad del sistema de transporte del interior del país.