El intendente Emilio Jatón recorrió el primer dispositivo de aislamiento ubicado en los camping de UPCN y Asoem. Hay 284 camas preparadas para recibir a casos con cuadros leves que no puedan aislarse en sus propios domicilios. El intendente anunció que ya se inició la gestión para el segundo centro que funcionará en el CUEC.

El intendente Emilio Jatón recorrió  el dispositivo de aislamiento ubicado en el Club de Campo de UPCN y Camping de ASOEM, donde ya están preparadas un total de 284 camas para recibir a pacientes con cuadros leves de coronavirus. Se trata de aquellos enfermos de sectores vulnerables que por razones habitacionales no puedan cumplir con el aislamiento social en sus domicilios particulares.

El intendente dijo que “este centro está listo, lo preparamos con todo lo necesario para que en el momento en que se empiece a requerir pueda ser usado sin demoras. Tiene todo el equipamiento necesario y la gente que se necesita para atenderlos cuando lleguen”.

Jatón explicó que a este lugar “vendrían los pacientes que tuvieron un primer paso por el sistema de salud provincial. Ellos determinan que, si bien no tienen que estar internados, sí son personas tienen que cumplir con el aislamiento y no pueden hacerlo en sus casas. ¿Por qué? Porque son personas en vulnerabilidad social que no pueden aislarse en una habitación de la vivienda sin poner en riesgo de contagio al resto de su familia”.

Además de ese centro ubicado en ruta 1 km 2,5, de Colastiné Norte, Jatón anunció que la Municipalidad ya inició las gestiones para el segundo dispositivo que funcionará en el camping y hotel del Centro de Empleados de Comercio (CUEC), de Blas Parera 9900, con capacidad para 170 camas.

Todos los lugares de aislamiento están siendo gestionados por la Municipalidad, en coordinación con el gobierno provincial que garantiza los fondos para su funcionamiento y los sindicatos que pusieron a disposición las instalaciones.

Preparado

Los camping de UPCN y de Asoem, que son aledaños, conformarán el dispositivo de aislamiento N° 1. Además de las 284 camas, sillas, mesas, cuenta con una enfermería con un médico y dos enfermeras, y todo el instrumental de salud necesario para recibir a los pacientes, como tensiómetros, termómetros, oxímetro de pulso, glucómetros con tiras reactivas, tubos de oxígeno, medicamentos.

Asimismo, el centro cuenta con elementos de higiene personal y edilicia, sábanas, toallas, kits de ropa descartable para personal de limpieza, guantes, barbijos, alcohol, etc.

Tanto la limpieza general como de blanquería -el recambio de sábanas se hará todos los días- y la recolección de residuos, se realizará en forma tercerizada por parte de personal especializado. De igual modo que la alimentación de las personas, que recibirán cuatro comidas diarias en viandas.

También habrá personal de seguridad, a razón de cinco por turno, y se contará con una coordinación sanitaria del dispositivo a cargo del municipio. De la recorrida también participó Miguel Gonzalez, secretario general de la Municipalidad.

A quiénes reciben

En el lugar, se alojarán personas con coronavirus positivo que no requieran de internación y no posean las condiciones habitacionales para cumplir las medidas de aislamiento en el domicilio. O bien aquellos casos positivos que sean dados de alta pero sigan en periodo de contagio y deban aislarse. También albergará a la población considerada como caso sospechoso de COVID-19 y que esté a la espera de la confirmación de los resultados de hisopados, o que deba permanecer aislada por criterio epidemiológico y tampoco pueda cumplir la cuarentena en su hogar.

César Pauloni, director de Salud y Promoción Comunitaria del municipio, explicó que habrá un espacio destinado a la admisión donde se distinguirá entre casos confirmados y sospechosos. “Todos los que llegarán a ese centro son pacientes que tienen condiciones de autocuidado o cuidados mínimos, y presentan quizá un poco de fiebre”, indicó.

El funcionario amplió que los profesionales completarán una planilla de admisión con el estado sanitario y sintomatología de cada paciente. A eso se sumará un control del equipo psicosocial compuesto por psiquiatra y asistente social, que evaluará a la persona de forma remota.

Cabe destacar que, además de la atención de salud física, se apunta a un cuidado integral de las personas que permanezcan en los dispositivos, desde la asistencia a la salud mental, hasta actividades recreativas y asistencia socio-comunitaria, que implica estar atentos a las necesidades básicas de su núcleo familiar puestas en riesgo a causa del aislamiento.

La población que llegue al centro se distribuirá entre hombres y mujeres, criterio sanitario y si presentan algún otro factor de riesgo. Se comenzarán a utilizar los aparts de UPCN, que son 32, luego las cabañas y en última instancia el salón de eventos. Mientras que en Asoem se usarán las cabañas y un salón grande con capacidad para 55 camas.

A la espera

Jorge Fiasconaro, gerente de Recursos Humanos de UPCN, dijo que el predio ya está puesto a punto para recibir a las personas. “Pusimos nuestro personal del club de campo a predisposición y trabajamos en forma coordinada con municipio y provincia para llegar a esta instancia en la que está todo listo”, indicó.