Vándalos le rompieron parte del vehículo cuando lo dejó estacionado afuera de un hospital. Sospechan que se produjo por temor a contagio.

En tiempos de pandemia y cuarentena, mucho se enfatizó acerca de la solidaridad, el cuidado mutuo y el respeto. Sin embargo, y pese a que en las noches se realicen “orquestas” de aplausos, una médica sufrió un repudiable ataque mientras trabajaba en un hospital de Guaymallén.

La mujer, quien se desempeña como ginecóloga, dejó anoche, alrededor de las 22, su Renault Clio afuera del hospital Santa Isabel de Hungría. Debido a que la playa de estacionamiento funciona en horario diurno, no quedó otra opción. Sin embargo, al salir esta mañana, la médica descubrió que le habían destrozado la luneta de su auto.

“Hoy entró a operar, salió y reventada la luneta del auto”, resumió la hermana de la profesional de la salud, quien advirtió que otro colega ya había padecido otro episodio similar recientemente, en una época en que el movimiento en las calles ha disminuido.

Días atrás, la médica había atendido a un paciente con síntomas compatibles con Covid-19. Ya en ese nosocomio algunos pacientes que dieron positivo fueron aislados: incluso, el martes se reportó el caso de una joven de 20 años, según el parte diario del Ministerio de Salud.

El caso se conoce horas después del de una técnica anestesista de la Clínica Francesa que recibió amenazas tras haber sido diagnosticada con el coronavirus. “Han expuesto a mi familia, hasta la ubicación de mi casa. Aparte dijeron que los cinco teníamos el test positivo cuando tampoco fue así”, relató la mujer a Los Andes, y destacó que hasta le dijeron que iban a “reventarle la casa”.