Cerca de 4.000 kilos de pescado fueron decomisados durante un operativo de control realizado en la localidad entrerriana de Villa Paranacito, informó hoy la Dirección General de Fiscalización de la Secretaría de Agricultura y Ganadería de esa provincia. 

La mercadería, en su mayoría sábalos, era trasladada en un barco que no contaba con la documentación habilitante que respaldara esta práctica, y fue decomisada en cumplimiento de la ley provincial de Pesca.

El dueño del barco no presentó licencias, guías, ni habilitaciones correspondientes por lo que se procedió a labrar las actas de infracción y al decomiso de los pescados, que luego de la evaluación bromatológica serán destinados a comedores e instituciones locales.

El director general de Fiscalización, Manuel Maza, resaltó que los controles se realizan con “una preocupante bajante de los ríos”, por lo que se busca “prevenir prácticas depredatorias y preservar el valioso recurso ictícola que existe en Entre Ríos”.

Personal de la Dirección General de Fiscalización provincial llevó adelante el operativo junto con Prefectura Naval Argentina (PNA).