El alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, decretó hoy que a partir del próximo miércoles será obligatorio el uso de barbijo en la vía pública, como método para contener la propagación de la pandemia de coronavirus.

Río de Janeiro es la capital de uno de los estados más afectados por la enfermedad en Brasil, el país con mayor cantidad de contagios y de muertes por coronavirus en América latina.

La medida, publicada en el Diario Oficial de la ciudad, impone la obligación de usar tapabocas a quienes visiten establecimientos públicos o privados, o circulen por calles o playas, o usen medios de transporte público, según la agencia de noticias EFE.

“La mascarillas que estamos tornando obligatorias son las comunes, las hechas en casa; las profesionales, como determina el Ministerio de Salud, las vamos a dejar para los profesionales de la salud”, dijo Crivella en un video divulgado en redes sociales.

Una vez que la norma entre en vigencia, las personas que no usen barbijo podrán ser impedidas de entrar en bancos, supermercados, farmacias, colectivos, taxis y subterráneos.

Además, se harán pasibles de multas por “dejar de ejecutar, dificultar u oponerse a la ejecución de medidas sanitarias promulgadas con el objetivo de prevención de enfermedades transmisibles y su diseminación”, advierte la resolución.

Crivella aclaró que, más que “castigar” a las personas, la medida -que fue adoptada junto con el comité científico y el gabinete de crisis creados por la alcaldía, destacó- procura “concientizar” sobre la importancia de cuidarse y “autofiscalizarse”.

Brasil contabilizaba 36.599 casos confirmados de coronavirus y 2.347 muertes por la enfermedad, y el estado Río de Janeiro era la tercera región por cantidad de contagios, con 4.543 (12% del total), y la segunda por número de decesos, con 387 (17%), según el último balance del Ministerio de Salud, publicado anoche.