Es un detenido de la Unidad N°42 de Florencio Varela y las autoridades creen que se contagió en un hospital. Fue condenado a perpetua por matar a su hija. Varios detenidos y penitenciarios ya fueron aislados.


Los jefes en las cárceles siempre creyeron que era cuestión de tiempo. Casi dos meses después de la confirmación del primer caso en la Argentina, las autoridades del Servicio Penitenciario Bonaerense confirmaron el primer detenido en el país con un diagnóstico confirmado de coronavirus.

El caso fue detectado en la Unidad N°42 de Florencio Varela. El detenido, condenado a cadena perpetua por el delito de homicidio agravado por el vínculo, el asesinato de su propia hija de 8 años ocurrido en la zona de Martínez, tiene 49 años y una afección renal crónica que lo obliga a realizarse tratamientos de diálisis tres veces por semana. Las autoridades creen que el contagio ocurrió en un tratamiento en un hospital fuera de la cárcel, el Interzonal General de Agudos Presidente Perón, de Avellaneda, el mismo hospital donde el detenido se realizaba diálisis los días lunes, miércoles y viernes.

Este viernes 17, al ser conducido desde el penal hasta el Hospital por una diálisis, los médicos advirtieron que tenía fiebre. Así, se le realizó un hisopado. Los resultados llegaron a las autoridades del SPB en el día de hoy.

El detenido quedó internado en el Presidente Perón. Diez penitenciarios y cinco presos que tuvieron contacto con él -cuatro de ellos que estaban en la sala de Sanidad de la Unidad N°42- quedaron aislados de manera preventiva, los agentes permanecen en sus casas. Ninguno tiene síntomas visibles hasta el momento. También se estudió a los detenidos del Pabellón N°12, en donde estaba ubicado el detenido infectado junto a otros 55 presos: ninguno, hasta ahora, tiene fiebre u otros síntomas.