El freno casi total de la actividad económica en el mundo y el cierre de fronteras, que obliga a la mayoría de los aviones a permanecer en tierra, generó hoy un desplome histórico del precio del petróleo en Estados Unidos, que llegó a valer US$1,2 por barril. Este se debe a la sobreoferta de crudo, que se intensificó en los últimos días luego de que se llenaran la mayoría de los tanques de almacenaje en el mundo.

La Argentina, sin embargo, toma de referencia la cotización europea del precio del petróleo, el Brent, que cayó hoy 6,23% a un valor de US$26,33 por barril. Con estos precios, será muy difícil que la industria hidrocarburífera se siga desarrollando en la Argentina, sobre todo la producción no convencional (Vaca Muerta), que tiene costos mayores, arriba de US$40.

En este sentido, el Ministerio de Desarrollo Productivo avanzará en los próximos días con la implementación de un barril criollo o precio sostén, para atenuar la situación. Sin embargo, el problema principal de la industria hoy es que no hay demanda, ya que la cuarentena establece un encierro obligatorio. De hecho, las principales refinerías del país dejaron de procesar crudo o están en niveles mínimos, como es el caso de YPF, Axion y Raízen, que opera las estaciones de servicio de Shell.

El precio del barril de petróleo West Texas Intermediate (WTI), de referencia para Estados Unidos, marcado por los contratos de futuros para mayo (los precios de las transacciones para ese mes), llegó a situarse en los US$1,25, lo que equivale a una caída de casi 90%, en una jornada donde imperó la racha bajista en los mercados.

Por el contrario, el precio de los futuros de petróleo WTI de junio se mostraron más estables durante la jornada. La caída este lunes ha sido de cerca del 9%, hasta situarse en torno a los US$22,7 el barril. De esta forma, los mercados de petróleo estadounidense experimentaron lo que se conoce como “contango”, que se produce cuando el precio futuro cotiza a un precio más elevado que el actual.

“Los futuros del WTI de mayo están experimentando ventas masivas, ya que expiran mañana. Todos los inversores que no quieran entrega física necesitan vender el contrato de mayo antes de su vencimiento. Además, no hay compradores físicos para este contrato ya que las capacidades de almacenamiento en Estados Unidos han alcanzado su máximo”, explicó el gestor de Vontobel AM, Michel Salden, a la agencia DPA.

El crudo estadounidense nunca registró este nivel de precios, ni siquiera en la crisis de 1973, cuando la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidió embargar las exportaciones de crudo a varios países occidentales que ayudaron a Israel en la guerra del Yom Kippur.

La semana pasada, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) calificó 2020 como “el peor año de la historia para el petróleo” y se refirió al presente mes como “abril negro”, alertando, además, de que el exceso de oferta pondría a prueba la capacidad mundial de almacenar crudo, con el riesgo de que la saturación en algunos yacimientos obligue a parar la producción.

A su vez, la OPEP pronosticó que la demanda de crudo descendería en torno a 20 millones de barriles por día en abril. En el conjunto del año, la demanda se reducirá en 6,91 millones de barriles por jornada.