El arrestado llevaba varios años en la zona de conflicto sirio-iraquí y presenta tanto unos rasgos de personalidad muy peculiares como un perfil criminal extremadamente violento.

La Policía Nacional ha desarrollado una operación antiterrorista que ha culminado con la detención en Almería de uno de los ‘Foreign Terrorist Fighters’ (FTF) del Estado Islámico más buscados de Europa.

Según informó este martes la Policía Nacional, la investigación se desarrolló gracias a la cooperación internacional cuando los agentes especializados en la lucha contra el terrorismo, en colaboración con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), trabajaban sobre la posibilidad de que este FTF tuviese la intención de retornar a Europa a través de España. Por ello, se activaron diversas líneas de investigación para averiguar su posible llegada clandestina a España y localizar el lugar escogido para ocultarse.

Tras una compleja investigación se logró determinar las circunstancias de su llegada a las costas almerienses, así como sus movimientos posteriores, logrando finalmente su localización y detención. Los arrestados adoptaron férreas medidas de seguridad, tanto en su viaje desde el norte de África hacia España como en los movimientos que realizaron en Almería.

Los detenidos, ya en España, adaptaron sus comportamientos a la situación del estado de alarma como consecuencia de la pandemia del Covid-19, realizando escasas salidas, por separado, y siempre con mascarillas para evitar ser detectados.

La operación desarrollada se enmarca en la estrategia de la Policía Nacional dirigida a la detección y neutralización del posible retorno a nuestro país de terroristas procedentes de zonas de conflicto.

Según la Policía Nacional, el FTF detenido es uno de los terroristas más buscados en Europa, tanto por su trayectoria criminal en las filas del Estado Islámico como por su alta peligrosidad.

El detenido llevaba varios años en la zona de conflicto sirio-iraquí y presenta tanto unos rasgos de personalidad muy peculiares como un perfil criminal extremadamente violento, que llamaron la atención de los servicios policiales y de inteligencia europeos.

Parte de su trayectoria en el EI ha quedado evidenciada en diversos medios audiovisuales y de prensa escrita, que han publicado diferentes aspectos de su actividad dentro de la organización terrorista, mostrando imágenes, algunas de extrema crudeza, sobre sus crímenes en zona de conflicto.

La operación continúa abierta y, en este momento, se trabaja “intensamente” para verificar la identidad de los otros dos detenidos y las razones últimas de su presencia en España junto al FTF. Todo ello para determinar si finalmente todos ellos son combatientes retornados o bien, estas dos personas pudieran estar ofreciendo al FTF seguridad y apoyo logístico para la entrada en Europa.