El tenista argentino, radicado en Mónaco, está pasando por un momento difícil. Su deterioro cognitivo es cada vez más notorio.

El famoso tenista argentino, Guillermo Vilas, no está atravesando su mejor momento. Acompañado siempre por su familia en Mónaco, el deportista está atravesando un principio de Alzheimer. Así lo señala una nota publicada por Olé, en donde citan una declaración de su amigo y colega Tito Vázquez.

Es que el también tenista había dicho en 2018 en una entrevista radial: “Nadie lo dice pero creo que él tiene un principio de Alzheimer. Y, según tengo entendido por gente que me ha hablado, lo han visto bastante mal, pobre”.

Como suele suceder con esta enfermedad, fue apareciendo de a poco y con el relato por parte de Willy de algunas “anécdotas graciosas” que comenzaron a dar indicios de lo que le estaba ocurriendo.

Si bien, según relatan desde su entorno, lejos estar de ser el hombre audaz con las palabras y mágico con la raqueta de siempre, a sus 67 años vive junto a su esposa y su familia que lo contiene y acompaña en esta etapa difícil de su vida.

Sin embargo, ya desde hace tiempo pasa los días lejos de una exposición de la que supo hacer magia con las palabras, como cuando golpeaba la pelota de espaldas por entre las piernas, recuerda Olé. Sólo se sabe de Willy por los posteos en el Instagram de Phian, su esposa y madre de su cuarto hijo.

Olé, también señala que Vilas se encuentra en una etapa importante de una patología coincidente con un deterioro cognitivo, lo cual se le viene manifestando hace años y hoy lo acosa, según cuentan quienes pueden acceder a alguna información en el ámbito de su casa en el Principado.