La asociación británica National Care Forum, que representa a los proveedores de hogares de ancianos en el Reino Unido, estimó que hasta el pasado 13 de abril unos 4.000 residentes han muerto a causa del coronavirus.

La institución dijo que estas muertes aún no fueron incluidas en las cifras oficiales.

Se estima que en el Reino Unido hay más de 15.000 residencias y hogares de ancianos.

Las cifras más recientes de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) corresponden a la semana que finalizó el 10 de abril, momento en que se registraron 1.043 muertes relacionadas con el virus en hogares de ancianos en Inglaterra y Gales.

Esto significa que aproximadamente el 10% de todas las muertes por la Covid-19 hasta ese momento habían ocurrido en hogares de ancianos, una proporción alta, considerando que albergan a menos del 1% de la población del país.

Según National Care Forum, una vez que se contabilicen las muertes de los residentes que habían sido trasladados a un hospital, el verdadero número de víctimas sería probablemente superior a 7.300.

“Con el sector de atención social apoyando a muchos de los que son más susceptibles al impacto del coronavirus en la sociedad, ha habido una gran preocupación por la falta de priorización de la atención social”, indicaron en un comunicado.

“Entre la angustia incondicional en torno al acceso al equipamiento de protección médica (EPP), la falta de pruebas en entornos de atención domiciliaria y las considerables presiones financieras y operativas, muchos proveedores de atención se sienten con poco apoyo y se enfrentan a una de las mayores crisis de salud de la historia”.

Vic Rayner, director Ejecutivo del National Care Forum, dijo que estos datos son reveladores en muchos sentidos. En pocas palabras, siempre que se omita a grupos como los residentes en los servicios de atención de los informes nacionales en tiempo real sobre el impacto de la pandemia de coronavirus, el gobierno seguramente no podrá planificar adecuadamente cómo proteger a su gente o salir de esta crisis.

Rayner sostuvo que la cifra de más de 4.000 personas fallecidas por la enfermedad de Covid-19 en hogares de ancianos en poco más de un mes es devastadora.