El capitán rojiblanco dijo que “los que percibimos por encima de determinado tope, cobramos el 50 por ciento de nuestros haberes”. Explicó cuáles fueron los temas tratados en la reunión de capitanes de Agremiados.

El capitán de Unión, Jonathan Bottinelli, explicó cuáles fueron los alcances de la reunión virtual que hubo con los otros capitanes y el secretario del gremio, Sergio Marchi, dijo que “no creemos que se vuelva a entrenar en el corto plazo” y señaló también que “los dirigentes de Unión pagaron el 50 por ciento de los salarios más altos”, pero no se manifestó en contra de esa decisión que tomó el club.

“Tanto tiempo encerrado empieza a ser raro y complicado, ya empezamos a caminar por las paredes y añoramos que en cualquier momento tengamos una buena noticia y que se levante todo”, dijo Bottinelli en declaraciones a La Tercera de radio Sol.

“Marchi no nos dio plazo, pero él no lo ve a corto plazo”, al retorno del fútbol, y agregó que “no vé que el mes que viene estemos entrenando y menos compitiendo”. Agregó también que “no era necesario escuchar al capitán de Huracán para saber que no venían bien. Cada club está tratando de resolver a su manera, con sus jugadores y con la intervención del gremio”, señaló el defensor rojiblanco.

En cuanto a la situación del plantel de Unión, Bottinelli dijo que “el lunes se comunicaron Cardonnet y Zuccarelli con Corvalán y conmigo para decirnos que íbamos a percibir el 50 por ciento de los salarios aquellos que ganan más de ‘tanto dinero’. El problema es que algunos muchachos, por ejemplo, están pagando la cuota de un auto o la de un departamento y quizás era más conveniente que yo gane un poco menos y que le den a otro que lo necesita. Más que nada para estar todos contentos”.

De todos modos, el capitán de Unión tuvo palabras de elogio hacia el club: “Hace tres años que estoy en Santa Fe y Unión cumplió siempre, nunca me vino un cheque rechazado, por ahí se atrasaron alguna vez pero Unión está al día conmigo. Sabemos que hay un montón de empleados y de gente que nos rodea que la está pasando mal. Hay que ser solidarios con eso y con ellos. El plantel no es sólamente los jugadores o el cuerpo técnico, también hay mucha gente como médicos, utileros, cocineros, empleados del club, que están padeciendo la situación”.

Respecto del futuro económico de los clubes, dijo que “la pregunta que nos hacemos es cómo van a hacer los clubes con la actividad parada. Unión tiene los números bien ordenados. Si entran 10, Unión gasta 7 u 8. Pero el cuadro es complejo. La TV de mayo está asegurada, pero no se sabe lo de la cuota societaria, los sponsors, la estática. Eso no se sabe si va a seguir entrando. Y ahí no se sabe si los clubes van a aguantar o empezarán a tambalear. La pregunta es: ¿hasta cuándo va a pagar la tele sin fútbol?”, señaló Bottinelli.

“Nosotros no estamos al margen, entendemos las cosas y ojalá no sea ni setiembre ni diciembre, que sea mucho tiempo antes”, respecto de la vuelta a la actividad. Consultado sobre lo que se dice en cuanto a la reforma de los campeonatos, dijo que “en la reunión no se tocó la reestructuración de los campeonatos porque no nos compete. Seguramente lo hablarán los dirigentes, creo que habrá una reunión en mayo, por lo que alcancé a leer por ahí, pero nunca nos han consultado a los jugadores. Ojalá algún día nos consulten, así podemos meter un bocadillo”, señaló el defensor.

Sobre los contratos que se vencen el 30 de junio, dijo que “ese es un problema, el de los contratos. Si no hay fútbol, quién va a contratar y quién va a renovar. Si Unión no puede abonar el ciento por ciento, cómo va a hacer. El mes que viene será igual y quizás empeore según lo que haga la tele. Y otra cosa, supongamos que el fútbol vuelve en agosto, ¿quién renovará los contratos que vencen en junio antes de agosto?”.

En el caso de Unión, que aún no tiene entrenador, Bottinelli dijo que “capaz que viene un técnico que no quiere a Bottinelli, que no le interesa tenerlo en su plantel. Entonces, primero tendrán que definir quién será el entrenador antes de definir la continuidad de algún jugador, llámese Bottinelli, Mazzola, Moyano o el que fuere”. Y agregó que “contratar a un técnico, hoy, es tener un gasto más. No está mal lo que hace Unión”, en cuanto a la demora por la definición.

Bottinelli también volvió a hablar de la salida de Madelón: “Nos sorprendió a todos la salida de Leo. Nosotros estábamos todo el día con él y no sabíamos que iba a irse. Después del entrenamiento de ese día jueves, nos comunicó que estaba un poco cansado, que no estaba bien anímicamente, veníamos de perder con Vélez y estábamos a tres días de Arsenal. Yo le dije: ‘Leo, tranquilo que esto se va a parar la semana que viene’, porque ya andaba el tema del coronavirus dando vueltas, le dije que se vaya a la casa a tomar aire y él me dijo que no, que estaba cansado. Nos agarró mal parados. No lo esperábamos”.

En cuanto a su semblante y lo que se reflejaba en el día a día, dijo que “no lo noté tan caido después del partido con Dock Sud. Fue un partido raro, no fuimos el único equipo de Primera que perdió ante un rival de una categoría menor. Te agarran mal en una jugada y listo, fíjense que no habían pateado al arco y se encontraron con un gol. El ya venía mal, lo notábamos, ¿se acuerdan lo que pasó con el tema del árbitro?… No sé si estaba angustiado porque nosotros por ahí no entendíamos lo que él quería. La Copa tapó todo, porque la gente no lo sintió, no nos hizo saber que estaba en disgusto por haber perdido con Dock Sud”.

Respecto de la preparación actual que se está haciendo de manera individual pero con contacto grupal con el resto de los jugadores y el profesor Hugo Díaz, dijo que “no es ni cerca de lo que hacemos cuando estamos todos juntos. Es totalmente distinto. Hay que partir de la base que no podemos hacer nada con pelota. Pero tenemos un gran profesional que es el profesor Hugo Díaz y él puede decir cientiíficamente y con el aval de sus conocimientos, en qué parte estamos y qué fue lo que se perdió o se mantuvo. Ahora está apuntando a la parte aeróbica para no perder eso, que es algo que se pierde después de más de 30 días sin entrenamiento específico”, concluyó.