Un agente de la Policía de Misiones que estaba acusado de haber violado a un niño de 11 años, fue detenido cuando investigadores encubiertos se hicieron pasar por la víctima y pactaron un encuentro a través de las redes sociales, informaron hoy fuentes policiales.

Se trata de un agente policial identificado con el nombre Joaquín S., quien fue detenido en la localidad misionera de Guaraní cuando concurrió a la casa de la víctima tras pactar un encuentro a través de una cuenta virtual del niño.

Según las fuentes, cuando el acusado llegó pensando que iba a encontrarse con el menor de edad, intervinieron los policías para detenerlo.

La denuncia contra el agente de policías fue radicada por la madre del niño que dijo haber notado actitudes extrañas en él y decidió indagarlo.

El niño contó en principio que el hombre le exigía fotografías de sus partes íntimas amenazándolo con hacer trascender imágenes suyas a grupos de WhatsApp.

Más adelante relató que “hace más o menos un mes”, luego de la insistencia del funcionario público, se escapó y ambos fueron hasta un descampado donde se produjo el abuso sexual.

Tras la denuncia, los investigadores que intervinieron en el caso determinaron que el número del teléfono desde el cual le enviaban mensajes al niño, era del agente.

Intervino en el hecho la Comisaría de la Mujer y el Juzgado de Instrucción 2 de Oberá, a cargo de Horacio Heriberto Alarcón, quien ordenó allanar la casa del implicado, donde encontraron otros tres dispositivos móviles que serán sometidos a pericias.

El detenido, que prestaba servicios en la División Montada, en Posadas, fue apartado de la fuerza y permanece detenido en la Comisaría Quinta de Oberá, según confirmaron desde la Jefatura de Policía.

Por otra parte, para el menor de edad se dispuso la activación del protocolo de Grupo Asistencia Forense.