El titular del directorio, Eduardo Romagnoli, dijo que se mantienen las guardias mínimas y se refuerzan controles.

Como en tantas actividades, la pandemia de coronavirus ha cambiado el panorama en el Aeropuerto Internacional de Rosario “Islas Malvinas” que no tendrá actividad comercial durante al menos seis meses. Rige una guardia mínima y sólo está habilitado para vuelos ocasionales que lleguen con repatriados o que por alguna razón sean derivados desde Ezeiza.

El presidente del directorio, Eduardo Romagnoli, dijo a pesar de que no hay actividad desde el 22 de marzo, igual se incorporaron elementos para un mejor control como “sensores por temperatura, cámaras infrarrojas, cabinas de desinfección que funcionan por aspersión con material inocuo para el ser humano, ya instalamos una batea de higiene para los calzados en el ingreso al aeropuerto, además de dispensadores con alcohol en gel”.

Romagnoli indicó que suman medidas e intensifican los protocolos para que la comunidad aeroportuaria y los pasajeros estén protegidos para cuando se reactive la actividad. “Serán 6 meses sin recibir vuelos, de todos modos hay guardias mínimas”, puntualizó.

Respecto al centro comercial del aeropuerto, admitió que “hay locales que no están trabajando por el cierre del aeropuerto, la dirección se está haciendo cargo de los alquileres porque muchos ya evalúan cerrar sus puertas”.