María Claudia Albornoz, referente de La Poderosa (organización social de barrio Chalet) y ex integrante de la Carpa Negra de la Memoria por la Causa Inundación de 2003, declaró que si bien en esta fecha no habrá acto ni movilización (por las razones de fuerza mayor que impone la pandemia), “sí se convoca por las redes sociales a recordar la tragedia, y seguir haciendo el reclamo de justicia”. 

 

“Cuando nos encontramos cada 29 de abril nos abrazamos entre todos los que sufrimos aquella tragedia, y con todos quienes vienen a acompañarnos. Esta vez, no habrá abrazos (físicos). Pero nos vamos a abrazar a través de las redes sociales. Pedimos a la ciudadanía santafesina que suba una foto que nos recuerde aquel 29 de abril de 2003, dijo Albornoz.

La referente adelantó que, a través de una legisladora provincial, se presentó un proyecto para que el 29 de abril quede en el calendario escolar, “y que se trabaje en las escuelas para que la tragedia no nos vuelva a pasar”, dijo. “Es una forma de reivindicar tantos años de lucha, y que otro 29 de abril nunca nos tiene que volver a ocurrir. Queremos que se conmemore como el Día de la Memoria del Pueblo Inundado”.

La Cruz Roja, presente siempre

En el año 2003, y en el marco de la trágica inundación que azotó a gran parte de la ciudad, Hugo Gorosito era el Coordinador de Socorro de la Cruz Roja local. Actualmente, y en el medio de la cuarentena preventiva por el Covid-19, es el jefe de Gestión de Riesgo del prestigioso organismo. Antes y ahora, dificultades naturales y de salud que se presentan, y la Cruz Roja que dice presente.

“En 2003, y por requerimiento de las autoridades, nosotros incluso empezamos a trabajar unos días antes en la zona de Recreo. Días de lloviznas…y de un momento para el otro, ya estábamos trabajando en Iturraspe y Perón, viendo cómo entraba el agua. Sin saber cómo iba a terminar todo eso. Por suerte la ciudad, hoy en día y en relación a los desastres naturales de estas características, cambió mucho”, recuerda Gorosito.

“Ahora estamos con esta pandemia, jamás estuvimos en una situación así. El mundo está en emergencia. No hay manuales en este momento, estamos aprendiendo, porque es la primera vez que nos pasa. Si bien instituciones como las nuestras estamos acostumbrados a dar respuestas más rápidas ante estos hechos, lo que ocurre ahora es inédito. Esto no es una emergencia común”, comentó.

“En 2003 había un sector de la ciudad anegado, muy afectado. Se veían realidades muy diferentes en puntos cercanos de la ciudad. Tuvimos una cantidad innumerable de voluntarios trabajando en los depósitos. Toda la ciudad estaba involucrada, directa o indirectamente. Hoy las medidas preventivas son para todos por igual”, aseguró el socorrista.

Sobre el final del diálogo con El Litoral, Gorosito resaltó dos imágenes, una de cada momento. “En 2003, lo más impactante fue cuando evacuábamos el Hospital de Niños. Y ahora, 17 años después, lo más chocante fue ver hace unos días, cuando tuve que ir hasta una farmacia, la Avenida Facundo Zuviría totalmente vacía”.