El Ministro de Educación de la Nación también insistió en que la vuelta a las escuelas no será en el corto plazo.
El confinamiento obligatorio por la pandemia de coronavirus trajo una de las medidas que más cambian el día a día de millones de personas: el cierre de las escuelas. Y con cinco semanas sin ir a las aulas, el ministro de Educación, Nicolás Trotta​, confirmó que eso no cambiará en el corto plazo.

Repecto de las calificaciones y notas a los alumnos, explicó que, en el marco del Consejo Federal de Educación, tiene una “posición clara de que la evaluación es una herramienta central”.

Las últimas noticias sobre el virus que afecta a la Argentina y al mundo.
“Es el momento de evaluar, pero no de calificar. Tiene que ser una evaluación conceptual, estamos en un momento excepcional”, clarificó su postura.

“Es un momento muy particular, excepcional. Toda la sociedad asumió el desafío de priorizar el cuidado de la salud frente a esta pandemia”, explicó el funcionario en declaraciones al programa Somos Radio de AM 530.

Trotta dijo que “es incierto” cuándo será el momento para volver a las aulas físicamente. “Vamos a volver cuando no haya riesgo de los niños, niñas y adolescentes, ni de las familias. No sólo nos preocupa el trabajo dentro del aula sino también el traslado hasta la escuela. Estamos intentando poner en valor la experiencia de muchos países que vienen transitando la pandemia a nosotros”, indicó.

“En el campo de la educación, asumimos el desafío de llevar esa escuela irreemplazable a nuestros hogares, con mucho compromiso de las maestras y maestros, de los estudiantes y también de las familias. En una Argentina atravesada por la desigualdad”, siguió.

El titular de la cartera de Educación insistió en que algunos países están intentando plantear un retorno a las aulas, pero “con la incertidumbre del cómo”. “No todo va a ser igual. También tenemos el desafío de infraestructura, no se puede duplicar el espacio y los docentes. Vamos a tener que generar la política de administración de todos los contagios y estamos trabajando para asegurar que no haya riesgo de la comunidad educativa”, dijo.

“Estamos analizando todas alternativas con una perspectiva que no es del corto plazo. La pandemia está llegando al hemisferio sur y tenemos que seguir cuidando la vida y la salud”, aseguró. En el mismo sentido dijo que se intenta “desarrollar distintas alternativas pedagógicas y educativas” en un marco desigual y de diversidad social, donde “se exterioriza en la desigualdad de acceso a la tecnología, de la trayectoria educativa de los adultos del hogar y por supuesto la propia realidad socioeconómica”.

“Estamos evaluando el contexto familiar, la creación de conocimiento en el aula es una actividad colectiva. La interacción con el alumno es lo que permite romper la realidad de desigualdad. No solamente homogeneizar saberes sino tener un acompañamiento personalizado, directo e individual con cada estudiantes. Eso en el hogar no ocurre”, se explayó al respecto.

En cuanto a la chance del retorno a las clases por regiones, en base a las que tienen menos casos y menos población, dijo que “es una alternativa, pero no al corto plazo”. “El análisis que nosotros planteamos y la toma de decisión es más epidemiológica que educativa. Confiamos en el trabajo que realiza el comité de expertos que acompaña al Presidente y al análisis que realiza la OMS”, concluyó.