Un equipo de investigadores de FBCB-UNL trabajarán conjuntamente con las empresas Cellargen Biotech SRL y Biotecnofe SA, para desarrollar proteínas que puedan ser utilizadas en vacunas y kits de diagnóstico para prevención y monitoreo del coronavirus.

Un equipo integrado por científicos de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional del Litoral (FBCB – UNL), el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (Conicet) y las empresas Cellargen Biotech SRL y Biotecnofe SA trabajarán en el desarrollo de proteínas recombinantes para el uso en vacunas que puedan prevenir el COVID-19. Asimismo se proponen desarrollar kits de diagnóstico, control y monitoreo de la enfermedad.

El equipo de trabajo recibirá financiamiento del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación para avanzar las investigaciones que permitan desarrollar la tecnología para la producción de las proteínas para las vacunas, a partir de haberse presentado en una convocatoria al financiamiento recientemente propuesta por el organismo.

Esta idea proyecto fue seleccionada entre otras 900 propuestas de todo el país, presentadas en la Convocatoria Especial de financiamiento para mejorar la respuesta de Argentina a la pandemia. Recibiría en este marco 100.000 dólares para la puesta en marcha del proyecto. La postulación estuvo a cargo del equipo de investigadores y de gestores del Cetri Litoral de la Secretaría de Vinculación y Transferencia Tecnológica de la UNL, el cual cuenta con las capacidades de gestión y la experiencia para llevar adelante servicios de formulación, asesoramiento técnico y gestión de proyectos a grupos de investigación, laboratorios, institutos y empresas que desarrollan ciencia y tecnología en la región y el país.

Combatir la pandemia de forma rápida y biosegura
En la actualidad, diversas organizaciones de distintos países se encuentran en la búsqueda de soluciones que puedan prevenir o combatir este coronavirus e impedir su expansión. Hasta el momento se encuentran dos vacunas en fase clínica y otros dos proyectos en fase preclínica. Aún no es posible prever sus resultados, por lo cual es necesario ampliar las capacidades locales para implementar biotecnología de producción en el país o importada, para frenar la pandemia.

En este sentido, un equipo de científicos y empresarios presentaron al Estado Nacional un proyecto que tiene por objetivo producir en forma rápida, simple, eficiente y biosegura proteínas recombinantes de SARS-CoV-2 con fines bioterapéuticos y de diagnóstico para el Covid-19. “Nos proponemos desarrollar un candidato vacunal a base de virus-like particles (partículas similares a virus) con proteínas recombinantes de SARS-CoV-2 y ensayar en animales de experimentación la respuesta inmunológica generada. Antes del año sabremos si los candidatos vacunales propuestos inducen la producción de anticuerpos neutralizantes. Para luego sí, iniciar una nueva etapa que comprende los ensayos en humanos”, explicó Claudio Prieto, investigador que encabeza el equipo de trabajo.

También buscan producir reactivos e insumos para ser utilizados en la implementación de kits diagnósticos de control y monitoreo. Agregó que “se tratan de los reactivos necesarios para el desarrollo de kits diagnósticos para poder hacer estudios epidemiológicos que evalúan en la población la presencia de anticuerpos contra el virus”, principalmente para uso en personas que ya fueron infectadas. El fin último de estos tést es evaluar el estado epidemiológico de los habitantes. Respecto a estas herramientas analíticas de control y monitoreo, el grupo plantea dos test, uno de bioensayos, posible de realizarse en laboratorios de alta complejidad y con resultados en 24 hs y otro de tipo bioquímico para ser transferido a laboratorios con menor equipamiento.

Este proyecto se basa en una plataforma tecnológica ya instalada en Santa Fe para investigar partículas similares a virus (VLPs, del inglés virus-like particle), “estas partículas imitan la conformación del virus y permiten vacunar a las personas o los animales con vacunas bioseguras, basadas principalmente en cultivos de células recombinantes”, comentó el investigador. Cuando se habla de vacunas bioseguras, significa que en los procedimientos para su producción no se emplean virus, como es el caso de otras opciones, lo cual traen algunos riesgos de infección. “Lo que nosotros hacemos es, mediante ingeniería genética, modificar el genoma de las células productoras de la vacuna, para que solamente expresen un gen codificante de una proteína clave del virus, que al ser utilizada como vacuna, sean capaces de generar anticuerpos en animales o en humanos”, dijo Prieto para complementar.

La plataforma tecnológica cuenta con personal altamente capacitado con amplia experiencia en desarrollo y transferencia de tecnología para la industria farmacéutica; equipamiento a escala laboratorio, piloto e industrial; y bancos celulares optimizados para implementación en forma rápida y sencilla en biorreactores.

El equipo multidisciplinario de trabajo está compuesto por 16 investigadores nucleados en el Centro Biotecnológico del Litoral, perteneciente a la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL y 8 vinculados a las empresas Cellargen Biotech SRL, pre incubadas en la Facultad, y Biotecnofe SA, incubada en el Parque Tecnológico del Litoral Centro. Este grupo de trabajo tiene vasta trayectoria en el desarrollo de otras vacunas tanto para humanos como para animales, entre las que se destacan una vacuna antirábica y una para la hepatitis B. Esto hace que puedan utilizar todo el saber acumulado y el equipamiento disponible para buscar más rápidamente soluciones al coronavirus.

Para lograr los objetivos, en el Centro Biotecnológico del Litoral se realizarán las tareas relacionadas con el desarrollo de kits diagnóstico y análisis de la respuesta inmune de los animales vacunados. En Cellargen Biotech SRL se trabajará con la producción y caracterización de las VLPs en escala de laboratorio; y en Biotecnofe SA se llevará a cabo el escalado en planta piloto de los bioprocesos. La idea es que estas vacunas y estos kits puedan, en un futuro, ser producidos en estas empresas locales, lo cual generaría también un alto impacto económico en la región. “Para ello es necesario hacer todos los ensayos de escalado, de forma tal de analizar si los experimentos desarrollados en escalas pequeñas, pueden ser transformados en un producto final. Esa es una nueva etapa, para la cual también es importante que haya más inversión y apoyo”, destacó el Prieto.

Otra de las características de este momento tiene que ver con la necesidad de una respuesta rápida, esto no es usual en el área de la investigación médica, ya que el desarrollo de una vacuna implica muchos años de investigaciones en diversas etapas. En este sentido este proyecto se propone en seis meses entregar los antígenos necesarios para el desarrollo de los kits diagnósticos y al año de trabajo, está previsto entregar el desarrollo completo del kits diagnóstico y los resultados de las pruebas en animales con los prototipos o candidatos vacunales. “No recuerdo un caso similar donde haya tantos grupos o inversiones privadas o estatales, para encontrar una solución a una enfermedad. Esto seguramente tiene que ver con la gravedad del caso y cómo se ha ido dando en el transcurso de los últimos meses”, agregó Prieto.

Esta capacidad de respuesta y la velocidad con que podrían producirse los antígenos para los kits de diagnóstico es uno de los aspectos destacados de esta propuesta de la UNL y tiene principalmente que ver con la experiencia y know how adquirido por el equipo de trabajo y de la capacidad instalada en la Universidad.

Aspectos innovadores de la propuesta
Además de la respuesta rápida, otra cuestión innovadora tiene que ver con que el candidato vacunal, ya que “intentaremos producir una partícula en la cual se expresen los antígenos necesarios del virus en interacción con la células, de forma tal de poder inducir en el animal o el humano vacunado anticuerpos neutralizantes de esa interacción”, explicó Prieto.

La importante interacción, sinergia y cooperación de los distintos actores de este ecosistema es clave en el proyecto. Distintos actores como la Universidad, el Parque Tecnológico del Litoral Centro, las empresas y la promoción a través del financiamiento del Estado nacional implican fuertes esfuerzos de cooperación. “Además del apoyo de nuestros entes reguladores nacionales necesitamos del acompañamiento de nuestras instituciones relacionadas con la vinculación estratégica, como la Secretaría de Vinculación y Transferencia Tecnológica de la UNL”, comentó el líder del equipo de trabajo. Desde esta oficina de la Universidad se realizó el asesoramiento, formulación y gestión del proyecto para la obtención del financiamiento y se prevén acciones de propiedad intelectual y vigilancia tecnológica en caso de ser necesarios. “Desde la Secretaría apoyamos a todos los grupos de investigación de la UNL y a empresas de la región no solo en la formulación sino también en el apoyo, la gestión y el desarrollo de este tipo de proyectos, así como también en la articulación necesaria para poder lograr los objetivos planteados en cada caso. Son muchos los proyectos generados desde la UNL para aportar soluciones a la pandemia, no todos tendrán subsidios pero si todos tendrán el apoyo y acompañamiento de la UNL para obtener financiamiento necesario y lograr la concreción de los mismos”, comentó Javier Lottersberger, secretario de Vinculación Tecnológica.

“Entendemos que el resultado de este proyecto impactará fuertemente en nuestro sistema de salud. Por un lado, produciendo vacunas de nueva generación en forma económica y bioseguras de manera tal que podamos iniciar en un corto plazo los ensayos en humanos. Por otro lado, estaremos disponiendo de proteínas en escala industrial necesarias para la producción de kits diagnósticos. Todo, enmarcado en un Sistema de Gestión de la Calidad y sin impacto sobre el medio ambiente”, concluyó Prieto.

Buscando sustituir la importación de test de diagnóstico
Otra propuesta que recibirá financiamiento se trata de un proyecto presentado por la empresa Zelltek SA., también incubada en la UNL, hoy radicada en el PTLC y parte del grupo farmacéutico Amegabiotech.

Su proyecto, “Desarrollo de un método sensible y de bajo costo para detectar anticuerpos contra SARS-Cov-2”, también fue seleccionado para recibir financiamiento.
Un equipo, conformado por 10 personas, trabajará para el desarrollo y producción de un kit para el diagnóstico de anticuerpos del virus, que pueda usarse en laboratorios clínicos. La propuesta busca producir localmente, los test de detección del Covid-19, que ya se fabrican en otros lugares del mundo, evitando la dependencia a estas importaciones y facilitando, la detección en pacientes asintomáticos.