Él no sabía que tenía el COVID-19. Ambos están internados en un hospital de Mendoza.

Una joven de 20 años dio positivo de coronavirus en Guaymallén, Mendoza y se convirtió este martes en el caso número 80 de la provincia. Se contagió tras violar la cuarentena y juntarse con un amigo que no sabía que estaba infectado. El adolescente denunció que recibió amenazas.

Desde el ministerio de Salud provincial confirmaron que la reunión tuvo lugar cuando ya regía el decreto que estableció aislamiento social, preventivo y obligatorio en todo el país. Tras conocerse la noticia, el joven contó en las redes sociales que le quisieron incendiar la casa.

“Qué necesidad tienen de amenazarme a mí y a mi familia, de que me iban a prender fuego la casa”, escribió en Facebook.

Ambos pacientes se encuentran internados en el hospital Lencinas. Y las autoridades del centro de salud informaron que están cursando un cuadro leve de la enfermedad, pero permanecen ingresados para garantizar su aislamiento y evitar la propagación del virus.

El adolescente que contagió a su amiga es miembro de una familia en la que cuatro de sus cinco integrantes contrajeron el virus. Según reveló la provincia, la primera en infectarse habría sido la mayor tras tener contacto con una persona infectada que llegó de Perú.

Luego, dieron positivo su mamá, su hermanita, su hermano, que fue internado el jueves y, ahora, el caso 80 de la provincia. El único en dar negativo fue el padre de la familia.

El adolescente que habría contagiado a su amiga en Guaymallén hizo su descargo en Facebook (Foto: Captura de Facebook)

En el descargo que hizo en la red social, el joven desmintió que su familia haya estado en contacto con una persona de nacionalidad peruana. “En mi casa no entró ni salió nadie más que yo, y me hago cargo”, señaló, dando a entender que él podría haber sido el primer infectado de su familia.

Finalmente, le respondió a las personas que lo criticaron: “Yo no contagié a nadie, ni estuve rompiendo la cuarentena… Ahora, ¿nadie salía a comprar? ¿Nadie salía aunque sea unos minutos a la calle o a la puerta de su casa?”. Y sentenció: “Yo no estoy prófugo de nada ni de nadie”.