Por primera vez en sus 115 años de funcionamiento, el metro de Nueva York cerró algunas horas sus instalaciones para realizar una desinfección profunda del transporte público.

Más de 1.000 funcionarios fueron asignados para limpiar pasamanos, maquinas expendedoras y trenes.