Sólo podrán usarse en horario matinal, de 6 a 10 horas, con entrada y salida por 18 puntos controlados por la Guardia Urbana.

Las nueve playas de la ciudad de Barcelona se abrirán este viernes, pero únicamente para hacer deporte individual y en horario matinal, de 6 a 10 horas. Lo anunciado este jueves Eloi Badia, concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica. El acceso se hará a través de 18 puntos –dos por playa– que serán controlados por la Guardia Urbana.

“Recuperamos las playas como espacio público y lo más razonable por el momento en que estamos es hacerlo para la práctica deportiva individual, correr y nadar”, ha dicho Badia. “Creemos que este paso que damos es una buena noticia -ha valorado– ya que Barcelona es una ciudad en la que se hace mucho deporte al aire libre”.

Badia ha recordado que en las playas se deberán respetar las distancias de separación entre personas para evitar contagios de coronavirus, como en cualquier otro lugar de la ciudad. Por tanto, ha insistido, “no se podrá hacer deporte en grupo”. Tampoco se podrá acceder con perros. Igualmente no se permitirá acudir en coche para practicar deporte en la arena o el mar. Una restricción esta última que se aplica en todos los casos de práctica deportiva.

Usos lúdicos como pasear, tomar el sol o darse un chapuzón no estarán permitidos. No se podrá acudir en coche ni correr en la arena con perros

La práctica deportiva en las playas correrá bajo la responsabilidad individual. No habrá servicio de socorristas, tal y como ocurre habitualmente fuera de la temporada de baño, ha señalado Badia -aunque ha avanzado que se prevé su contratación para más adelante-, una advertencia que va dirigida a quienes vayan a nadar. En cualquier caso, el edil ha recordado que en caso de emergencia se debe llamar al teléfono 112.

La práctica del surf y los nadadores federados tendrán un acceso específico por la playa del Bogatell –junto a la base náutica- y podrán practicar su deporte también en la franja de tarde-noche (de 20 a 23 horas) previa presentación de su acreditación, para lo cual el Ayuntamiento está en contacto con la Federació Catalana de Natació.

Esta reapertura considera las playas como un espacio público más de la ciudad, ha recordado Badia, como lo son las calles, plazas y parques. Otra cosa es su uso recreativo como área de baño y otras actividades asociadas, como tumbarse para tomar el sol, hacer un picnic o darse un chapuzón, que vendrán más adelante, en fases posteriores de desescalada (en el plan del Gobierno correspondería a la ultima fase, la 3), aunque no hay todavía detalles al respecto.

No obstante, en paralelo a este primer uso de las playas durante la pandemia de la Covid-19, se van a llevar a cabo trabajos de acondicionamiento que las preparen para la temporada de baño, que este año, ha precisado Badia, “será diferente a la de otros años”. Buena parte de estas tareas son de reparación de daños causados por la borrasca Gloria, del pasado enero, que quedaron interrumpidos a raiz del estado de alarma. El gobierno municipal todavía no tiene una propuesta para este uso, si se hará por franjas horarias que separen grupos de edad, como ya han precisado algunos municipios.

También abren seis jardines de la montaña de Montjuïc, con lo que ya son 77 los espacios verdes accesibles de la ciudad

Además de las playas, este viernes se reabren seis espacios verdes de la montaña de Montjuïc. Son los jardines de Mossèn Cinto Verdaguer, del Teatre Grec, de Laribal de Aclimatació, de Joan Brossa y de Joan Maragall, este último sólo los fines de semana. Así, ya serán 77 los parques abiertos en la ciudad. “Poco a poco vamos recobrando una cierta normalidad para facilitar que se puedan dar paseos respetando la distancia social”, ha abundado el concejal.