Tras la audiencia en el Ministerio de Trabajo de la Nación de este jueves al mediodía (donde se reunieron empleadores, representantes gremiales y autoridades gubernamentales), los choferes de colectivos urbanos nucleados en Unión Tranviarios Automotor (UTA) seccional Santa Fe realizaron un plenario durante la tarde de este jueves.

Allí, en una discusión que se extendió varias horas, resolvieron pasar a un nuevo cuarto intermedio para este viernes 8 de mayo a las 16. “No habrá medidas de fuerza. Este viernes se continúa con la discusión”. Hasta el próximo plenario, “habrá normalidad de los servicios” de transporte urbano de la ciudad, indicaron a este diario fuentes gremiales.

Cabe recordar que este miércoles, los choferes se habían declarado “en estado de alerta”, ante la indefinición sobre el pago de sus salarios. “Después de más de 20 días de negociaciones y tres audiencias en el ámbito de la cartera laboral nacional, y pese a las reiteradas advertencias de la inminente problemática salarial, se nos ha informado la negativa empresaria a hacer frente a los salarios del pasado mes de abril”, habían expresado Roberto Fernández, secretario General; y Jorge Kiener, secretario del Interior del Consejo Directivo Nacional y las Juntas Ejecutivas Seccionales del sindicato, mediante un comunicado.

“Tal posicionamiento de nuestros empleadores, además de ser ilegítimo, ofende, atenta y agrava la situación existente, de trabajadores que han prestado tareas durante todo el periodo de aislamiento social, preventivo y obligatorio”, declararon los choferes. “Por ello, repudiamos y rechazamos fervientemente la postura de las empresas y de las autoridades de transporte nacional y provinciales, quienes por su inacción permiten que se vulneren seriamente los derechos alimentarios básicos de nuestros compañeros”.

“Se ha ignorado el compromiso puesto al servicio del transporte, de quienes han asumido sus tareas, con la responsabilidad que ameritan las actuales circunstancias, atendiendo a la problemática social con sensibilidad, razonabilidad, y responsabilidad —sostienen los choferes—. Duele que a otras actividades se las reconozca social y económicamente, y muy por el contrario a nosotros se nos informe que no se nos pagarán los salarios por los que trabajamos”.