A partir del próximo lunes la circulación en torno a las entidades financieras de Rosario será por la mañana. Es el primer paso para dar lugar a la reactivación de otros rubros después del mediodía. Este jueves también quedaron exceptuadas inmobiliarias y servicio de mudanzas.

El gobernador Omar Perotti estableció mediante la firma de un decreto provincial que desde el lunes 11 de mayo, las entidades financieras en la ciudad de Rosario atiendan al público de lunes a viernes, de 8:15 a 13:15 horas. La decisión fue tomada con la finalidad de que la circulación de personas en torno a estas entidades se concentre por la mañana y de lugar a que otras actividades puedan habilitarse por la tarde.

Si bien la idea es generar las condiciones para reactivar la actividad comercial, desde el Ejecutivo piden que todos los rubros extremen las medidas sanitarias correspondientes. Mientras dure el aislamiento social, preventivo y obligatorio, la jornada para quienes se desempeñan como trabajadores bancarios se desarrollará entre las 8 y las 15.30 hs.

La decisión fue tomada el mismo día en que el gobierno provincial definió exceptuar la actividad inmobiliaria y el servicio de mudanzas en la ciudad de Rosario. Esto forma parte de una nueva etapa en la que provincia y municipio irán coordinando un cronograma para que distintos rubros puedan habilitar paulatinamente su funcionamiento.

Durante la semana el secretario Adjunto de la Asociación Bancaria, Sergio Rivolta, había adelantado a El Ciudadano la solicitud provincial a Nación para el cambio de horario. Con el aval del Banco Central de la República Argentina (BCRA) los bancos de la ciudad podrán adelantar su horario a los fines de establecer una mejor distribución de la circulación de las personas a lo largo del día.

Desde el municipio consideran que este es el primer paso para liberar la franja horaria de la tarde y conceder ese espacio a la actividad comercial a partir de la semana que viene. Esta posibilidad tuvo lugar a partir de la cantidad de días que acumula Rosario (once) sin registrar casos positivos de coronavirus.

Una de las cuestiones que mantiene preocupado al intendente Pablo Javkin de cara a una posible flexibilización es la aglomeración de gente que podría generarse en el transporte público. En este sentido, el cuello de botella podría darse especialmente para quienes se dirijan al microcentro. La recomendación para quienes comiencen a reintegrarse a su ámbito laboral será que si cuentan con movilidad propia, se movilice por ese medio.