La UTA tomó esa decisión debido a la falta de pago de los sueldos. El transporte es uno de los sectores que siente la cuarentena con mayor fuerza.

 

El Consejo Directivo Nacional de la Unión Tranviarios Automotor convocó a un paro para todo el interior del país a partir del próximo martes 12 a las 0 horas, debido a la falta de pago de salarios. Por su parte, las empresas insisten en que a partir de la cuarentena la caída abrupta de la recaudación les impide reunir el dinero necesario para los sueldos.

“Desde el primer momento venimos acompañando a los trabajadores en su reclamo y solicitando tanto a los empresarios como al gobierno que encuentren mecanismos para dar soluciones a esta cuestión, con el agravante de que nuestros compañeros vienen dando muestras de su compromiso trabajando en la primera línea de los servicios esenciales que se brindan durante la pandemia”, dice el comunicado de la UTA.

“Advertimos que las medidas podrían profundizarse si no se abonan inmediatamente los haberes adeudados a todos los trabajadores de nuestro sector”.

“Llamamos a los responsables de esta situación a dar respuesta urgente, y advertimos que las medidas podrían profundizarse si no se abonan inmediatamente los haberes adeudados a todos los trabajadores de nuestro sector”, agrega.

Fuerte caída de la actividad

La situación del transporte de pasajeros ante la cuarentena por coronavirus se tornó dramática, con una caída del 90% en la cantidad de pasajeros transportados.

Desde principios de este año, en la ciudad de Santa Fe se reiteran los inconvenientes cada mes a la hora de abonar los salarios. No sólo por la crisis económica que arrastra el país, sino porque los subsidios enviados por el gobierno nacional resultan insuficientes para que las empresas hagan frente a sus obligaciones. De hecho, se produjeron medidas de fuerza por atrasos en el pago de sueldos y en varias oportunidades los empleados estuvieron en estado de alerta.

En este caso, la situación atraviesa transversalmente a todo el interior del país. En los últimos días, con la progresiva flexibilización de la cuarentena, a la cantidad de pasajeros transportados fue creciendo. Sin embargo, incluso en estas condiciones se fijan límites estrictos al número de personas que viajan en cada colectivo. De esta manera, la ecuación económica no cierra para mantener el servicio.