Silvino Báez publicó en su estado de Whats App una foto el día en que su hijo se preparaba para iniciar sus vacaciones en la costa atlántica bonaerense y aseguró que aún conserva los audios que se enviaron para despedirse.

Silvino Báez, padre de Fernando Baéz Sosa, el joven asesinado en enero último en Villa Gesell y por cuyo crimen hay ocho rugbiers detenidos, recordó hoy con una foto el día en que su hijo se preparaba para iniciar sus vacaciones en la costa atlántica bonaerense y aseguró que aún conserva los audios que se enviaron para despedirse.

En dicha imagen se puede observar a la víctima vestida con una remera gris, pantalones cortos de color azul, cargando una mochila y junto a una valija en el hall del edificio en el que residía junto a su familia en el barrio porteño de Recoleta.

Así, Silvino recordó en su estado de WhatsApp a Fernando en el día que se cumplen cuatro meses del viaje que emprendió el joven a Miramar junto a un grupo de amigos de su infancia.

“Hoy se cumplen cuatro meses de que te fuiste de vacaciones, es triste saber que no volveré a verte mi querido Fernando”, fue el texto que escribió Silvino y que acompañó la imagen del joven.

“El día en que viajó yo no estuve porque tenía que trabajar, pero en las vísperas lo ayudé a preparar la valija y estuvieron hasta las tres de mañana junto a Graciela -su mamá- y Julieta -su novia- armando todo el equipaje”, dijo a Télam Silvino.

El hombre recordó que Fernando le pidió que lo despertara para despedirse, pero al verlo dormir tan tranquilo, se fue a trabajar y lo saludó por mensajes de WhatsApp.

“Me pidió que lo despertara a la mañana para despedirse. Intenté despertarlo tocándole el pelo, los brazos, las piernas, hasta que lo vi tan tranquilo que le di un beso, le dejé algo de plata para el viaje y me fui”, recordó.

Y agregó: “Cerca de las 9.30 me envió un audio para despedirse de mí. Esos audios aún los conservo.”

Al cumplirse tres meses del asesinato de su hijo, cometido el 18 de enero en Villa Gesell, en una entrevista concedida a Télam Graciela recordó el momento en que Fernando emprendía sus vacaciones, gracias a las buenas notas que obtuvo en el CBC de la Universidad de Buenos Aires para acceder a la carrera de Derecho.

“No le gustaba que le sacara fotos pero el día que iba a viajar me dijo ´Que raro mami que no trajiste el celular para sacarnos fotos´, y le contesté que pensaba que se iba a enojar, pero me respondió que lo fuera a buscar. Salí corriendo a buscar la cámara y esa es la última foto que le saqué a mi hijo”, rememoró sonriente.

Por último, Silvino aseguró que junto a Graciela hoy están “bien” y reiteró el pedido de justicia para que el crimen de su hijo no quede impune.

En tanto, en las últimas horas, Julieta, la novia de Fernando, publicó en las redes sociales un nuevo mensaje recordando a su novio e insistió en su pedido de justicia.

“No se olviden nunca de la forma en la que se decidió arrebatarle todo. Pasaron casi cuatro meses de su asesinato, y nosotros seguimos firmes pidiendo justicia. El dolor de su familia y su novia, no cesan”, dijo en el mensaje.

Por otro lado, ayer se conoció que los peritajes psicológicos y psiquiátricos pendientes para los ocho rugbiers detenidos se realizarán recién cuando se levante la cuarentena por el coronavirus, para evitar desplazamientos de los imputados fuera del penal en el que están alojados.

Si bien en principio estas medidas estaban programadas para que sean entre el 13 y el 24 de abril en la Asesoría Pericial de La Plata, las fuentes judiciales explicaron que el decreto de aislamiento obligó a postergarlas y que las mismas no tienen fecha prevista. Los peritajes psicológicos y psiquiátricos, al igual que otros informes socioambientales, habían sido solicitados por el juez de Garantías de la causa, David Mancinelli, ante el pedido de arresto domiciliario por parte del abogado defensor, Hugo Tomei.

Los rugbiers Máximo Thomsen (20), Ciro Pertosi (19), Luciano Pertossi (18), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Matías Benicelli (20), Blas Cinalli (18) y Ayrton Viollaz (20) habían sido trasladados desde el penal de Dolores al Complejo Penitenciario de Melchor Romero para estar cerca de la Asesoría Pericial, y evitar de esta manera largos traslados para los peritajes.

El resultado de las pericias psicológicas y psiquiátricas también es aguardado por la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, para incorporarlo al expediente y poder requerir la elevación a juicio del caso.

En los últimos días, la fiscal volvió a tener en su poder el expediente, luego de que la Sala I de la Cámara de Apelaciones y Garantías de Dolores confirmó semanas atrás las prisiones preventivas y rechazara un pedido de recusación en su contra presentado por la defensa.

Zamboni imputó a los ocho rugbiers el delito de “homicidio agravado por alevosía, y por el concurso premeditado de dos o más personas” y permanecen detenidos desde el 18 de enero, mismo día del crimen de Fernando (18) frente al boliche Le Brique, en pleno centro de Villa Gesell.