La apertura del vertedero de la hidroeléctrica Itaipú comenzará el lunes 18 de mayo y se mantendrá su administración durante un lapso de 12 días, en el que se irá analizando la situación jornada a jornada.

El Consejo de Administración de la hidroeléctrica Itaipú, ubicada entre Brasil y Paraguay, resolvió abrir compuertas durante doce días para que mejore el nivel del río Paraná y asegurar así las condiciones de navegabilidad.

La decisión se tomó después de gestiones diplomáticas de los gobiernos de Argentina, Paraguay y Brasil, en beneficio de los dos primeros dado que mejorará la altura del río Paraná y permitirá dar mayor seguridad a la navegabilidad de los barcos y buques dedicados al comercio.

El ministerio de Relaciones Exteriores del Paraguay envió el lunes una nota al Consejo de Administración de la hidroeléctrica ante la severa crisis hidrológica que afecta a la región, con impacto en todo el noreste argentino.

La hidroeléctrica de Itaipú (del guaraní “piedra que suena”) es una represa binacional de Paraguay y Brasil, en su frontera sobre el río Paraná, con un desnivel de 120 metros de caída bruta y el título de la “mayor productora de energía del planeta” desde 2016.

El gobierno paraguayo pidió a las autoridades de la represa una flexibilización del embalse a la cota 217 metros sobre el nivel del mar, para obtener niveles de agua del río suficientes que permitan a ese país ejercer su derecho de navegación fluvial, lo cual fue autorizado.

La autorización para abrir compuertas fue tomada en reunión extraordinaria realizada el miércoles; las autoridades consideraron dos situaciones: los contratiempos que venía registrando el tránsito fluvial en el río Paraná y el contexto de crisis económica por la pandemia causada por el Covid-19.

La autorización indica que la apertura del vertedero comenzará el lunes 18 de mayo y se mantendrá su administración durante un lapso de doce días, en el que se irá analizando la situación jornada a jornada.

En un comunicado, el Consejo de Administración dijo que ha “reconocido el principio fundamental del derecho internacional de la utilización equitativa y racional de los ríos internacionales, en este caso el Paraná”.

Para la implementación del plan de contingencia existen factores que deben ser considerados, entre ellos, las condiciones hidrológicas y climáticas, así como las necesidades socioeconómicas de los países.