El insólito hecho ocurrió en la localidad de Lamarque, Río Negro. Después de recorrer varios comercios volvió a internarse.

En medio de la pandemia por el coronavirus, un insólito hecho ocurrió en Río Negro. Un paciente que estaba internado por COVID-19 se escapó por la ventana del hospital de Lamarque para ir a comprar un cargador pare el teléfono.

Después de recorrer varios comercios, volvió a internarse. Y como si nada hubiera pasado, entró por la puerta principal del hospital. Sin embargo, fue descubierto.

Según informó el diario Río Negro, el hombre visitó tres negocios que, tras este episodio, debieron cerrar preventivamente sus puertas y serán desinfectados. Además, se inició un protocolo con el que se determinará exactamente el recorrido del contagiado.

Actualmente Río Negro tiene 294 casos de coronavirus, de los cuales 76 están activos y la mayoría se encuentran en la ciudad de Bariloche. El total de muertos en la provincia es de 11 personas.

El parte del Ministerio de Salud confirmó el alta médica de 12 pacientes, con lo cual el número de altas en la provincia llegó a los 207.