En un fútbol español dominado casi en plenitud por Barcelona y Real Madrid, quien se metió en medio de los dos más grande, en 2014, fue el Atlético de Madrid, que de la mano de Diego Simeone logró conseguir un tiítulo histórico para el club.

Un día como hoy, el elenco del Cholo le empataba al Barsa en su estadio y se coronaba tras 18 años de sequía, en lo que fue el único título de Liga conseguido por el DT argentino en el Colchonero

Por aquellos tiempos el entrenador escribió otra página dorada en la institución, que logró dar la vuelta en el mítico Camp Nou. El equipo de Lionel Messi estaba arriba por un golazo de Alexis Sánchez, pero Diego Godín estampó el 1-1 en el inicio del complemento, que terminó siendo el gol consagratorio.

A las enormes diferencias de jerarquía y presupuesto, el “Aleti” logró contrarrestarlas con espíritu, trabajo y, sobre todo, actitud. La disciplina táctica y el despliegue físico del elenco de Madrid le permitió realizar una gesta impactante: se impuso ante los dos gigantes de España con estilo propio.

La tarde no había empezado nada bien para la visita, que perdía a los pocos minutos a Diego Costa y Arda Turan por lesión. Y para colmo, el chileno Sánchez capturó una buena habilitación de la Pulga Messi en el área y, casi sin margen de remate, la clavó en el ángulo del primer poste defendido el arquero Courtois. En el complemento, de entrada, con un certero cabezazo, Godín puso el 1-1. Lejos de retrasarse y aguantar la diferencia, como aseguran muchos que es una característica de los equipos de Simeone, los del Cholo continuaron con la presión bien alta y lograron cortarle los circuitos al equipo dirigido, en ese entonces, por el también argentino Gerardo Martino. Para el Culé jugó ese partido Javier Mascherano y en la visita ingresaron otros dos compatriotas, José Sosa y Emiliano Insúa.

Así, Atlético de Madrid salió campeón con 90 puntos, dejando segundos a Barcelona y Real Madrid, con 87 unidades cada uno. De todas maneras, aquel año el Merengue se tomaría revancha rápidamente ya que golearía 4-1 al Colchonero en la final de la Champions League disputada en Portugal, pero esa ya es otra historia… Antes de este titítulo de Liga, Simeone ya había conquistado con el Aleti la Copa del Rey en 2013, y luego se quedaría con varios trofeos más, algunos de ellos internacionales, para que el Cholo siguiera escribiendo la historia grande del club.