Un agente de policía se repone luego de haber sido baleado en medio de una refriega con un delincuente, en un grave suceso ocurrido en la zona norte.

La secuencia ocurrió durante la tarde del domingo cuando policías del Comando Radioeléctrico de Recreo se dirigían a cargar combustible en una estación de servicios ubicada en la zona de Aristóbulo del Valle al 8500.

Pero fue en esos momentos que observan a dos sujetos que salían de la escuela Gregorio Las Heras en actitud sospechosa. Para colmo de males éstos últimos, al ver el patrullero, se dan a la fuga. Los policías comenzaron a perseguirlos aunque uno de los intrusos logró su objetivo y escapó.

No obstante el otro rufián se trabó en lucha con una mujer policía y fue en dicha circunstancias que a la oficial se le escapó un disparo el que fue a dar en la pierna derecha (altura de la pantorrilla) de su compañero.

El uniformado fue trasladado al hospital Cullen donde recibió la asistencia del caso. Y ya en horas de la noche se conoció la feliz noticia que el agente se encontraba fuera de peligro.