Ocurrió en la Unidad Penitenciaria N° 46 de San Martín. La mujer fue detenida. En Urdampilleta intentaron ingresar droga en dulce de batata.  

La mayor cantidad de droga que ingresa en las cárceles entra camuflada en los alimentos que los familiares les entregan a los presos. Por la cantidad que reciben a diario los guardias no siempre logran revisar todo y eso hace que nunca se termine de cerrar el principal canal de acceso.

De todas maneras, hay algunas comidas (como tortas, panes o facturas) que habitualmente son requisadas porque los familiares insisten en esconderlas en el relleno.

Por eso, algunos buscan alternativas para evitar ser detectados. Por ejemplo, en la cárcel de San Martín se dio una situación insólita cuando descubrieron cigarrillos de marihuana en el interior de chinchulines cocinados y hasta condimentados.

Según fuentes penitenciarias, la droga intentó introducirla la concubina de un preso alojado en la Unidad Penitenciaria Nº46. En total, hallaron “ocho envoltorios de nailon con una sustancia de color verde similar a la marihuana”.

Ayer también detectaron que el primo de una detenida que está alojada en el anexo de mujeres intentó hacerle llegar doce paquetes con cocaína en el pliegue de una bolsa de residuos en la que ingresa la mercadería cómo depósito.

Estos métodos son habituales. El fin de semana pasado, en la Unidad N° 17 de Urdampilleta, hallaron picadura de marihuana escondida en fideos, desodorantes, prendas de vestir y hasta en un dulce de batata.

2020 05 18 Droga Urdampilleta Dulce

De acuerdo a los voceros, las encomiendas habían sido enviadas por familiares de los internos alojados en esa unidad dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

En esa misma cárcel, pero a fines del año pasado, una mujer había sido detenida por llevarle un ‘tupper’ con milanesas cocidas y envoltorios de marihuana a un amigo que estaba preso. 

En el penal de Florencio Varela, una mujer de 38 años quiso ingresar un teléfono celular oculto en una tortilla de papas. El aparato era de color blanco y estaba en el interior de la comida, pero los guardias se dieron en cuenta a tiempo y frustraron la maniobra.