De los nuevos fallecidos, 54 corresponden a la región de Lombardía, y el total de muertos en todo el país desde que comenzó la emergencia en febrero asciende a 32.169.

Los muertos con coronavirus en Italia han repuntado al registrarse 162 las últimas 24 horas, después de que el lunes cayeran por debajo del centenar, según los últimos datos oficiales de Protección Civil.

De los nuevos fallecidos, 54 corresponden a la región de Lombardía, y la cifra total de muertos en todo el país desde que comenzó la emergencia en febrero asciende a 32.169.

Desde el lunes se han registrado 813 nuevos contagios, la mitad de ellos en Lombardía, y los casos totales ascienden a 226.699, de los que 129.401 ya se han curado.

Además, siguen bajando los internados en cuidados intensivos, con 33 menos respecto al día de ayer, para un total de 716 pacientes.

Nueva normalidad

Casi tres meses después de que saltaran todas las alarmas con la detección del primer caso local de coronavirus en el pueblo de Codogno (en la norteña región de Lombardía), diez semanas de bloqueo, un cuarto de millón de contagios y 32.000 fallecidos, las ciudades de Italia volvieron a la vida, con sus más y sus menos.

Comercios, restaurantes, hoteles, peluquerías, museos y hasta las playas se sumaban a los lugares abiertos desde el comienzo de la emergencia sanitaria, como las tiendas de alimentación o farmacias, y también se reanudaban las misas, pero siempre con medidas de seguridad, distancias y mascarillas.

Cafés, tiendas de antigüedades, zapaterías, todos los negocios han abierto siguiendo las normas de seguridad, con carteles para que se entre por turnos, se use la mascarilla, se limpien las manos.

Según Confcommercio, la Confederación General Italiana de Empresas, Actividades Profesionales y Trabajo Autónomo, el 70 % de los pequeños negocios como tiendas, bares, restaurantes o peluquerías han reanudado el lunes su actividad en Italia.

Un 30 % ha decidido mantener el cierre por el miedo a trabajar con pérdidas o la necesidad de poner a punto los establecimientos para garantizar los protocolos de seguridad.

Las principales playas también han abierto y en ellas también habrá que mantener un protocolo de seguridad marcado por las distancias entre personas o sombrillas.

Y entre las prohibiciones que se han levantado está la de viajar a las segundas residencias, aunque solo si se encuentra en la misma región, o visitar a amigos, ya que hasta ahora solo se permitía ver a familiares.