Un preso que se fugó hoy de un hospital de la ciudad de La Plata en el que se hallaba internado murió tras enfrentarse con la policía y, por el hecho, el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) abrió un sumario administrativo y pasó a disponibilidad a tres agentes de esa fuerza, dos de los cuales eran quienes lo custodiaban en el centro asistencial.

El hecho ocurrió esta mañana en el Hospital San Martín de La Plata, ubicado en la calle 1 y 69, cuando la policía recibió un alerta ante la fuga de un preso que se encontraba alojado en ese establecimiento y que había logrado desarmar a uno de sus custodios.

Una fuente policial explicó que, tras salir del hospital, el preso logró subió a un remis Fiat Siena y escapar, pero el vehículo fue perseguido por la policía y fue interceptado en una estación de servicio ubicada en la calle 122 y 48.

En ese momento, se originó un enfrentamiento en el que aparentemente el preso, identificado como Nicolás Crause Lara, al verse rodeado por la policía, se efectuó un disparo en la cabeza que le provocó la muerte.

Por el hecho, Asuntos Internos del SPB dispuso el inicio de un sumario y el pase a disponibilidad preventiva de tres agentes de la Unidad 35 Magdalena.

Se trata del Jefe de la Sección de Guardia de Seguridad Exterior del penal y de los dos custodios del detenido en su traslado al Hospital: un oficial adjutor y un sargento.

Según los investigadores, se detectaron varias irregularidades serias por lo que se busca determinar si existió negligencia o complicidad por parte de los penitenciarios.

Los pesquisas determinaron en base a una serie de declaraciones que uno de los custodios le sacó las esposas al detenido para que vaya al baño y en ese momento amenazó al suboficial y se alzó con las dos armas reglamentarias ya que el otro custodio se encontraba en otro baño.

El vocero detalló que Lara purgaba una condena por robo agravado por el uso de armas desde mayo de 2015 y en noviembre de 2021 iba cumplir con la pena.

Había ingresado anoche al Hospital por la ingesta de una bombilla y un tenedor, y ya estaba a minutos del alta hospitalaria cuando se produjo el escape.