Los sospechosos fueron apresados luego de nueve allanamientos en zona oeste. Están sindicado por dos ataques: uno fue en diciembre de 2017 donde un muchacho terminó malherido en Lima y Rueda mientras que la otra balacera fue en enero de este año en Lima e Independencia donde otro joven quedó grave.

Dos hermanos de 22 y 23 años quedaron detenidos este martes por estar sospechados de dos tentativas de homicidios ocurridas en diciembre de 2017 y a principios de este años en barrio Avellaneda Oeste. El mayor de los apresados tuvo su paso por las crónicas como víctima, cuando luego de colisionar con su moto a un automovilista, él y su familia fue víctima de una brutal balacera en su casa de pasaje Deliot al 5300.

De acuerdo con voceros policiales, los operativos de este martes estuvieron a cargo del personal de la División de Homicidios de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y fueron solicitados por los fiscales Marisol Frabbro y Adrián Spelta, quienes buscan esclarecer dos tentativas de homicidios donde están sindicados por su participación dos hermanos. Uno de los hechos fue el 6 de enero pasado cuando Miguel Ángel A., de entonces 22 años, fue baleado en inmediaciones de Lima e Independencia. Por este hecho, está sospechado el mayor de los hermanos, Brian N.

La otra tentativa de homicidio ocurrió el 7 de diciembre de 2017 cuando Martín O., de entonces 23, fue víctima de una balacera en inmediaciones de Lima y Rueda. Por este hecho, fue identificado Nahuel N.

Los pesquisas indicaron que de los nueves procedimientos los dos hermanos quedaron detenidos por las tentativas de homicidios en una vivienda de Fraga al 3500. En tanto, un muchacho de 28 años, identificado como Ezequiel “Tatuador” G., fue apresado y quedó a disposición de la Fiscalía de Flagrancia ya que en su casa de Valparaíso al 2700 (a 50 metros de las vías) los investigadores le secuestraron un revólver calibre 32 largo con un centenar de proyectiles de diferentes calibres.

Por su parte, Cintia S., una mujer de 40 años, quedó a disposición de la Justicia federal debido a que en su casa de Rueda al 5300, los uniformados de la División Homicidios de la AIC le hallaron 82 envoltorios con marihuana. Los voceros del caso indicaron que esta mujer estaba en prisión domiciliaria por una causa anterior por infracción a la ley de drogas 23.737. Tras los procedimientos, el juez federal dispuso que se le revocara la domiciliaria y quedó presa hasta una nueva indagatoria.

Además, en los operativos en otras viviendas de Valparaíso al 2700, Servando Bayo al 2500, Fraga al 3500 y  pasaje Deliot al 5300, los pesquisas incautaron celulares, material informático y documentación de interés para la causa, describieron las fuentes del Ministerio de Seguridad.

La balacera en Deliot al 5300

Eran los primeros minutos del 14 de enero de 2017 cuando tres hombres se bajaron de dos autos con armas en las manos, empujaron a una adolescente que estaba en la puerta de una casa de pasaje Deliot al 5300, se metieron a su casa y sin mediar palabras abrieron fuego contra su familia.

Producto del tiroteo, la dueña de casa, María Marta N., de 37 años, recibió al menos tres impactos en tórax y abdomen; su hijo Brian N., de 20, quedó con heridas de balas en tórax y pierna izquierda cuando cubrió con su cuerpo a un bebé; la pequeña Iris P., de 9, terminó con un proyectil en el pecho. Las víctimas fueron trasladadas por los vecinos hasta el hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), donde quedaron internadas en estado reservado debido a la gravedad de sus heridas. A su vez, Claudia A., de 24, recibió un tiro en la pierna izquierda; Érica N., de 14, tuvo un roce de bala en la cadera del lado izquierdo y Georgina G., de 20, un balazo en la pierna izquierda. Estas últimas quedaron internadas en sala común del Heca con diagnóstico estable, describieron los pesquisas en aquella oportunidad.

Con respecto al móvil de los autores, que tuvo más fuerza con el correr de las horas fue que Brian había protagonizado un altercado con un automovilista, quien resultó ser un vendedor de estupefacientes. Ofuscado, el narco llegó a la casa del chico con una metra y baleó a todos los habitantes de la casa para tomar venganza, contaron los vecinos.

Por este demencial ataque donde las víctimas lograron reponerse de milagro, hubo cinco condenados por tentativa de homicidio simple agravado, portación y tenencia ilegítima de armas de fuego en agosto de 2019 y en un juicio abreviado. Las penas fueron entre tres años y seis de cárcel para David Alarcón, de 24 años; Carlos Darío Quispe, de 26; Mauricio Ayala, de 24; Ubaldo Pérez, de 32, y Celeste Pérez, de 22.