A la solicitud del permiso para circular le suman ahora un monitoreo sanitario, con control de la temperatura y aplicación de alcohol en gel.

La Municipalidad de Santa Fe, junto a las autoridades de seguridad y sanitarias de la provincia, realiza controles en los accesos a la ciudad para monitorear a quienes llegan desde otras ciudades y provincias. Lo que se busca es mantener un control sanitario para evitar la propagación del virus Cov-sars2.

“Ya veníamos haciendo distintos controles por toda la ciudad, estos tienen un instrumento más, que es el sanitario”, mencionó la secretaria de Control municipal, Virginia Coudannes. “Al trabajo de nuestros inspectores y de la policía le sumamos ahora los controles del Cobem, con la medición de la temperatura y la colocación de alcohol en gel” a los ocupantes de los vehículos que arriban a Santa Fe.

La funcionaria recalcó que en cada puesto de control se solicita la documentación habilitante para circular con el debido permiso por la pandemia, “no es que con estos controles sanitarios se deja de pedir el permiso”, recalcó.

Este operativo se va a continuar durante toda la semana, informó el Municipio. Para ello, los agentes se apostaron en los accesos a la ciudad. Esta mañana había un operativo en el “rulo” de Cilsa, en el acceso por el Puente Carretero, y otro operativo sobre avenida Perón e Iturraspe. “Los puntos van a ser rotativos”, mencionó Coudannes.

Más controles

Por último, cabe señalar que la Municipalidad viene llevando adelante distintos operativos desde el inicio de esta etapa de aislamiento social. En ese sentido, el sábado pasado se desplegó un operativo de prevención tanto en la peatonal San Martín y el microcentro como en las principales avenidas comerciales, en el primer día sábado desde que se habilitó la reapertura del sector comercial en la ciudad.

Más allá de todos estos controles y recomendaciones, hay que mencionar que el poder de policía lo tienen las autoridades de seguridad provinciales y federales. Y violar la medidas de aislamiento vigente durante la denominada Fase 4 configura un delito penal.