Dos policías lo hallaron en el Camino San Carlos, Córdoba. Lautaro, de 10 años, huyó de su casa mientras la mamá dormía, pero se perdió a mitad de camino. “Nos tocó el corazón”, dijo  el oficial Merlo.   

Dos uniformados de la Policía de Córdoba rescataron el pasado miércoles a un niño, que hallaron caminando solo y perdido en el Camino San Carlos, a la altura del kilómetro 8.

Se trata de Lautaro, de 10 años, quien sin dar aviso a su mamá; se escapó de su casa para ir a visitar a sus queridos abuelos, a quienes no veía desde que comenzó la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus.

Los oficiales de la Patrulla Rural Sur escoltaron al pequeño hasta la dirección que él les indicó; pero para sorpresa de los efectivos, quienes recibieron a Lautaro fueron sus abuelos, en vez de su mamá.

Tras el encuentro, se notificó a la madre de lo ocurrido mientras que los abuelos se emocionaron y despidieron a su nieto después de dos meses de cuarentena, con la promesa de volverse a encontrar cuando estuvieran fuera de peligro.

El operativo fue llevado a cabo alrededor de las ocho de la mañana, por el Oficial Principal Maximiliano Merlo junto a su dupla, el Cabo 1º Matías Maldonado.

En diálogo con la prensa, el policía Merlo, quien expresó que se sintió conmovido por el emotivo reencuentro, contó: “Cuando llegamos al domicilio que él nos indicó, nos llamó la atención porque Lautaro se escondió en la parte del móvil. Ahí vimos que dos personas mayores de edad salieron y comenzaron a llorar”.

En esa línea, agregó: “Tuvimos en cuenta todas las medidas de bioseguridad y se saludaron después de 60 días de no haberse visto. Después, hicimos la restitución del menor”.

Merlo admitió, además, que esta situación “le tocó el corazón”.

Tanto mi dupla como yo somos padres, y nos sentimos conmovidos. Fue un mimo al alma

Por otra parte, la abuela de Lautaro, Gladys López, quien vive junto a su esposo a seis kilómetros de la casa de su nieto detalló cómo vivió el encuentro más esperado.

“Nosotros nos pegamos un susto cuando los policías nos dijeron ‘Lautaro’, pero ellos nos explicaron lo ocurrido. Nos dimos un abrazo impresionante. Lautaro me abrazó, se abrazó con mi marido”, contó emocionada.

Lautaro, sus hermanos y sus otros primos son el tesoro más preciado que tenemos

Por último, López señaló que después del reencuentro se le explicó a Lautaro que no debe volver a repetir la situación en el marco de la posibilidad de contagio por coronavirus.

“Se las ingenió. Se ve que era algo que lo venía pensando pero ya se lo habló porque más allá de todo, él corrió un riesgo muy grande. Junto con la mamá le dijimos que él no tiene más que hablar y pedir; y si se puede se hará el acercamiento porque con lo que está pasando todos están en pánico y no queremos tener complicaciones”, concluyó.