Desde el 11 de mayo que no hay servicio de transporte urbano de pasajeros en la capital de la provincia. Lo mismo sucede en otras ciudades del interior del país. El gremio advirtió que hasta que no se paguen la totalidad de los sueldos no se levanta la medida. El municipio local advirtió que “el transporte está al borde del colapso”.

El lunes 11 de mayo comenzó una medida de fuerza “por tiempo indeterminado” por parte del gremio que representa a los choferes de colectivos. Desde entonces, la ciudad de Santa Fe y otras importantes del interior del país, se quedaron sin servicio de transporte urbano de pasajeros.

El conflicto se generó cuando las empresas se vieron imposibilitadas de pagar la totalidad de los salarios a los conductores. Sólo abonaron el 50 por ciento de los sueldos. Fue entonces que el sindicato lanzó el paro y manifestó que la medida de fuerza continuará hasta que se paguen completo los haberes. Pasaron dos semanas y todavía no se llegó a un acuerdo.

El panorama se plantea sumamente complejo. Al finalizar abril se terminaron los convenios de subsidios y las empresas prestatarias lo sintieron. A ésto, se le suma la considerable baja de pasajeros por el aislamiento obligatorio para evitar contagios de coronavirus.

A raíz de este problema, intendentes de Santa Fe, Rosario, Córdoba y Paraná reclamaron en conjunto a la Nación por una pronta solución. En una reciente entrevista con El Litoral, el subsecretario de Movilidad y Transporte de la Municipalidad de Santa Fe, Lucas Crivelli, explicó: “Para mayo no hay previsto refuerzo de subsidios. (Santa Fe recibía 30,5 millones de pesos). No hay ningún convenio vigente. Nadie sabe cuál va a ser el esquema de subsidios, así la planificación es sumamente difícil”.

Cómo sigue

El jueves pasado se realizó una reunión virtual convocada por el Ministerio de Trabajo. Dicho encuentro pasó a un cuarto intermedio hasta el miércoles 27.  Es decir, no hubo acuerdos y por lo tanto continúa el paro de colectivos, al menos hasta esa jornada.

Del encuentro participaron referentes de UTA nacional y de los distintos grupos de empresarios que operan en el país.

“Se esperaba que la reunión sea propositiva y terminó sin ninguna propuesta del gobierno nacional”, reclamó Crivelli. “Estamos desde el 30 de abril sin ningún tipo de convenio de subsidios. En ese escenario, claramente es muy difícil planificar hacia dónde va la situación”, dijo a la prensa.