El operativo incluyó 19 allanamientos y la participación de más de 150 efectivos. Se secuestraron casi un millón de pesos, 13 automóviles y varias armas de fuego.

Dos efectivos de la Policía de Entre Ríos y otras 21 personas fueron detenidas durante varios allanamientos realizados en la ciudad de Concordia, acusadas de formar parte de una banda delictiva que realizaba robos y venía drogas y armas de fuego, informaron fuentes judiciales.

Las detenciones fueron ordenadas por el juez de Garantías de Concordia Mario Figueroa tras 19 allanamientos que se llevaron a cabo durante toda la jornada del domingo que incluyó la participación de más de 150 policías de diferentes ciudades de la provincia.

Te contamos las noticias más importantes del día, y qué pasará mañana cuando te levantes

Fuentes de la investigación aseguraron que los detenidos fueron 18 hombres y cinco mujeres y que todos quedaron acusados en el marco de la causa caratulada como “asociación ilícita y otros delitos”.

El fiscal a cargo de la investigación, Francisco Azcué, detalló que en los procedimientos se secuestraron 889.350 pesos, 13 vehículos entre autos y motos, 85 teléfonos celulares, envoltorios de cocaína, plantines de marihuana, capuchas, guantes y uniformes de policías.

Además, se incautaron ocho armas largas, seis revólveres, siete pistolas, más de 300 cartuchos y una gran cantidad de cargadores de armas que no fueron localizadas.

También secuestraron mercadería, uniformes y herramientas de programas estatales de asistencia social, para investigar si tienen relación con la causa.

Todos los operativos se efectuaron en distintos puntos de Concordia, menos la detención de uno de los funcionarios policiales que se encontraba trabajando en San José, en el departamento Colón.

En tanto, para “evitar un contacto entre los implicados”, todos los detenidos fueron distribuidos en celdas de las Jefaturas policiales de las ciudades de Federación, Chajarí, San Salvador, Villaguay, Federal y Colón, explicó Azcué.

En conferencia de prensa, el fiscal sostuvo que la investigación se inició hace unos 7 meses tras la denuncia en octubre de 2019 de los policías Luis Duarte y Javier Ramírez, actualmente jefes de las divisiones de Delitos Rurales e Investigaciones, respectivamente.

“Se trata de una verdadera empresa criminal que se dedicó a cometer delitos graves como robo calificado, comercialización de estupefacientes y provisión de armas de fuego”, dijo el fiscal, quien agregó que el Código Penal prevé entre tres y 10 años de prisión para los imputados en esta causa.

En tanto, los dos policías detenidos fueron separados de sus cargos por decisión de las autoridades de la fuerza, quienes iniciaron un sumario administrativo.