El gobierno español declaró hoy diez días de luto oficial a partir de mañana por las víctimas del coronavirus, tras haber logrado controlar uno de los peores brotes a nivel mundial, que hasta el momento provocó 27.117 muertes, según los últimos datos oficiales.

Durante el período de duelo, que comenzará a las cero horas del 27 de mayo y se extenderá hasta las cero horas del 6 de junio, ondearán a media asta la banderas de los edificios públicos y buqués de Armada, informó el Ejecutivo español en un comunicado.

“Diez días, el luto más largo de nuestra democracia, con los que mostramos todo nuestro dolor y rendimos reconocimiento a quienes han fallecido. Su recuerdo permanecerá siempre con nosotros”, dijo a través de Twitter el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

El líder socialista había adelantado el sábado que el luto comenzaría el martes, pero el Consejo de Ministro aprobó que sea a partir de mañana.

Tras realizar un cambio en la forma de registrar los fallecidos, que a partir de ahora se contabilizan de acuerdo con la fecha de defunción, el Ministerio de Sanidad informó de 35 nuevas muertes en la última semana.

“Ocho de cada 10 fallecidos eran mayores de 70 años. Fueron los que lograron sacar a España adelante y trabajaron para sentar las bases del Estado social. Honraremos su memoria con un gran acto presidido por el Jefe del Estado”, explicó, por su parte, la vocera del Ejecutivo, María Jesús Montero, tras la aprobación del decreto.

Además del homenaje a cargo del rey Felipe VI, también se realizarán otras conmemoraciones, como minutos de silencio a las 12 del mediodía en diferentes instituciones.

Montero también aseguró que “el acuerdo de los grupos políticos puede ser la mejor manera de honrar la memoria de los fallecidos”, refiriéndose a los planes del gobierno de forjar un gran pacto para la reconstrucción económica del país tras la crisis del coronavirus, que hundió la actividad.

La letalidad del coronavirus fue mayor entre los adultos mayores, algo que también se vio reflejado en el primer descenso histórico del gasto mensual de pensiones, de un 0,3%.

De hecho, el sistema de pensiones pagó en mayo casi 40.000 jubilaciones menos que el mes anterior, aunque esto también se debe a que muchos beneficiarios no pudieron darse de alta por estar las oficinas cerradas.

El luto oficial se inicia una vez que todo el territorio español avanzó en la relajación del estricto confinamiento impuesto a la población bajo el estado de alarma decretado el 14 de marzo, cuando el coronavirus avanzaba de forma descontrolada y se habían registrado ya 120 muertes y más de 4.200 contagios.

Dos meses y medio después, España contabiliza 27.117 muertos por Covid-19, una cifra que se ha visto modificada a la baja -2.000 menos- y luego a la alta -unos 200 más- entre ayer y hoy por el Ministerio de Sanidad debido a duplicidades y casos no confirmados.

Hasta el momento, el brote local de coronavirus afectó a un total de 236.259 personas, tras un incremento de 194 casos en las últimas 24 horas.

Al anunciar el luto oficial, Sánchez aseguró que la sociedad española superó la “peor calamidad sanitaria del último siglo” y que las víctimas merecen que su memoria perdure en un homenaje mayor de “convivencia y concordia”.

La decisión de iniciar el duelo coincide con el aumento de la tensión política entre el gobierno de coalición progresista que encabeza Sánchez y la oposición de derecha y extrema derecha por la extensión del estado de alarma que rige en España.

El fin de semana pasado, el partido ultraderechista Vox, que también acusa al gobierno de mentir respecto a la cifra real de muertos por la Covid-19, lanzó a sus simpatizantes a la calle para pedir al renuncia del Ejecutivo.

La extrema derecha y el conservador Partido Popular (PP) elevaron su tono contra el gobierno, después de que los socialistas y Unidas Podemos (UP) pactaron con los independentistas vascos de Bildu su abstención en la votación de la última prórroga del estado de alarma.