Se trataba de la mascota de uno de los vecinos de la zona. La policía aseguró que no era peligroso. El animal generó pánico por su parecido a un guepardo.

La habitual armonía de Hampstead Heath, uno de los barrios más exclusivos de la ciudad británica de Londres, fue sorpresivamente interrumpida por la aparición de un gato gigante, según describieron. El animal causó pánico por sus grandes proporciones y su parecido con un leopardo.

El lunes, en una zona residencial y reconocida por las lujosas mansiones que tienen artistas, bohemios y millonarios de la ciudad, la criatura apareció en la casa de una vecina.

Atemorizada, la mujer llamó a la policía y, ante la descripción, la fuerza envió a un destacamento de agentes armados para buscar al animal. Además, dos helicópteros sobrevolaron la zona alertando a los vecinos que tuviesen cuidado.

“Estaba sentada en el jardín cenando con mi hija cuando apareció la cabeza. Parecía normal, así que no le presté mucha atención, pero luego salió el resto del cuerpo: alargado, demasiado grande para se una mascota doméstica. Las marcas eran como las de un guepardo o un leopardo“, describió la dueña de la casa al medio local Standard.

La especie Savannah es una cruza entre un gato común y un serval africano. (Foto: Animal Rescue League of Berks County).La especie Savannah es una cruza entre un gato común y un serval africano. (Foto: Animal Rescue League of Berks County).

“La policía nos pidió que nos quedáramos adentro de nuestras casas, fue una situación muy dramática“, relató.

Sin embargo, pocas horas después, descubrieron, para su tranquilidad, el origen de la repentina aparición. El gato resultó ser una mascota doméstica de un residente de la zona.

Según informó la policía, creen que se trata de un ejemplar de Savannah, una especie de felino que es cruza entre un gato común y un serval africano, que no se considera peligroso y puede tenerse de forma legal en el Reino Unido. Por eso consideraron que no había riesgo para la población.