Una intervención de efectivos fue repelida con una lluvia de objetos contundentes desde el interior de varias viviendas y luego un grupo numeroso de personas rodeó a los agentes obligándolos a alejarse del lugar.

Nuevamente el barrio 9 de Julio de la ciudad de Sunchales fue escenario de un enfrentamientos entre policías y vecinos que no los quieren merodeando por ese sector y, una vez más, dieron muestras de estar prestos y organizados a la hora de juntarse y hacerse fuertes para entorpecer la labor de la fuerza de seguridad.

Vale recordar que en las primeras horas del sábado 2 de mayo, ocho policías fueron heridos, tres de ellos de consideración, y un par de patrulleros dañados cuando fueron emboscados por una treinta de violentos. Eso ocurrió unas diez cuadras al norte de los sucesos que se produjeron este lunes alrededor de las 22.30.

En ese momento, siete jóvenes -mujeres y hombres-, todos menores de edad, que burlaban el aislamiento obligatorio, fueron sorprendidos mientras estaban alrededor de un tacho de 200 litros donde habían encendido fuego y consumían bebidas alcohólicas. Esto fue dentro de una obra en construcción, ubicada en la intersección de las calles San Juan y Joaquín V. González.

Según informó el portal meridianodigital.com.ar de la ciudad de Sunchales, al advertir que se aproximaba el Grupo de Operaciones Tácticas y la Guardia de Infantería, se escuchó que uno de los jóvenes alertó: “ahí viene la gorra, acá se arma, vamos a romperles todas las camionetas a esos vigilantes”.

De inmediato todos se alejaron a la carrera del lugar, pero se reagruparon y comenzaron a arrojar todo tipo de proyectiles contra los agentes y los móviles para evitar ser detenidos.

Los uniformados intentaron dispersar a los inadaptados y lo lograron parcialmente porque todos ingresaron a distintos domicilios, pero cuando parecía que la situación estaba controlada, desde varias viviendas comenzaron a partir piedras, hierros y palos que hicieron blanco en los patrulleros, aunque sin consecuencias para los agentes.

No obstante, la situación empeoró cuando los revoltosos dieron aviso de lo que ocurría a otros sujetos, y comenzaron a juntarse personas que incrementaron la hostilidad hacia los policías que, al verse rodeados y en inferioridad, optaron por retirarse del lugar .

Según señala el portal sunchalense, “se logró identificar al menor llamado Agustín P., de 17 años, y a Walter Q., de 16, quienes tendrían permanencia obligatoria dispuesta por el Juzgado de Menores de la ciudad de Rafaela. Cabe mencionar además que en horas de la tarde se habría viralizado un video en el cual el identificado como Agustín P. manipulaba un arma tipo pistola de color plateado, aparentemente calibre 9 mm, y se podía observar dos cajas de cartuchos completas del mismo”.

El sitio también señala que la noche anterior, tres hombres y una mujer se peleaban en la vía pública, pero cuando llegó la Guardia Urbana de Sunchales (GUS), dejaron de lado sus diferencias y la emprendieron contra el personal Hubo improperios, amenazas y patadas contra móvil sin que el hecho pase a mayores, pero queda claro que algunos habitantes del barrio 9 Julio preferirían que las fuerzas de seguridad no se hagan ver ni patrullen determinados lugares.