«Estamos en un camino inexorable al cierre», expresó Guillermo Tomatis, vicepresidente de Gimnasios Autoconvocados de Rosario.

Los integrantes de Gimnasios Autoconvocados de Rosario, se movilizarán este miércoles a las 10 en la explanada del Monumento a la Bandera pidiendo la reapertura de sus actividades, con protocolo de prevención. Allí, leerán una petición y “procurarán” que llegue a manos del intendente Pablo Javkin. «Estamos en un camino inexorable al cierre», expresó Guillermo Tomatis, vicepresidente del espacio.

«La situación es exactamente la misma desde el 15 de marzo que empezamos a cerrar, con el agravante de que desde ese momento no estamos facturando y que nuestros gastos siguen corriendo», comenzó. Y expresó: «Nos estamos endeudando, prácticamente no estamos recibiendo ayuda del Estado, salvo en casos muy puntuales, y estamos teniendo muchos problemas en los pagos de sueldos, servicios, impuestos y alquileres».

Estas instituciones deportivas inmediatamente buscaron volcarse a las redes sociales y a las clases virtuales como alternativa, pero aseguran que no podrán resistir mucho más tiempo cerrados: «Las clases online funcionaron mucho mejor al principio, pero ahora empezó a caer. Es un paliativo, pero no es una solución. De todas maneras, no todos los gimnasios lo pudieron hacer».

Además, el dueño de Active Club explicó que son muy pocas las instituciones que pudieron acceder al programa de Asistencia al Trabajo y la Producción: «Estamos en una situación crítica y el sector no lo soporta más. Muy pocas empresas han podido acceder al ATP, el 90% de los pedidos fueron rechazados. Los requisitos que solicitó el gobierno nacional son muy difíciles de cumplir: uno no puede facturar más del 5% que en el mismo período de 2019, cuando en el medio hubo un 50% de inflación, es casi imposible»