India superó hoy los 150.000 casos positivos de coronavirus después de registrar más de 6.000 en las últimas 24 horas.

El aumento se produce en un momento en el que el primer ministro, Narendra Modi, se prepara para anunciar un nuevo conjunto de medidas, en la fase final de la cuarta fase de la cuarentena de dos meses en todo el país, que se termina el domingo.

El Ministerio de Salud informó que en las últimas 24 horas se registraron 6.387 nuevos casos, lo que suma un total de 151.767 infectados, de los cuales 4.337 han muerto y 64.426 se han recuperado, informó la cadena de noticias BBC.

La mayoría de los casos se concentran en cinco de los 28 estados del país de 1.300 millones de habitantes.

Las autoridades también señalaron que hubo un aumento significativo de los casos en algunos de los estados más pobres a medida que los trabajadores migrantes regresan a sus hogares desde las grandes ciudades en trenes puestos especialmente con ese propósito.

A principios de mayo, India alivió las restricciones y permitió la apertura de tiendas y fábricas mientras que habilitó la circulación de algunos trenes y vuelos domésticos.

El metro, sin embargo, sigue cerrado, al igual que las instituciones educativas, hoteles y restaurantes.