El ilícito ocurrió durante la madrugada de este miércoles, en un local ubicado en Echagüe y Cassanello. Según un vecino, era dos personas jóvenes que se trasladaban en moto.

La ola de inseguridad que azota a Santa Fe se recalienta y quienes más sufren son los negocios de la ciudad.

Esta vez, la víctima fue un local de ropa ubicado en Echagüe y Cassanello. Alrededor de las 2:30 de la madrugada, dos delincuentes que se trasladaban en moto rompieron el blindex con un adoquín y con un gancho, burlaron la reja y se robaron 20 camisas de la vidriera.

“Lo que más nos duele es el blindex que es carísimo. Nuestro vecino llamó a la policía cuando escuchó la explosión pero cuando llegó el patrullero los delincuentes ya se habían robando las camisas. Vamos a tener que poner una alarma”, remarcó Paola, dueña del local.