Tras el cuestionamiento de Twitter por publicar “fake news”.  Donald Trump difundió mensajes falsos según Twitter. 

El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó este miércoles con “regular fuertemente” o directamente “cerrar” plataformas de redes sociales, luego de que Twitter señalara dos de sus tuits como “engañosos” y los tratara como difusores de información no verificada.

“Los republicanos sienten que las plataformas de redes sociales silencian completamente las voces conservadoras”, expresó Trump antes de anticipar que impulsará una legislación para controlar o, directamente, cerrarlas.

Twitter señaló dos tuits de Trump publicados el martes, en los que el mandatario decía sin evidencia que el voto por correo llevaría a una elección manipulada.

“@Twitter ahora está interfiriendo en la elección presidencial 2020. Dicen que mi comentario sobre el voto por correo, el cual llevará a una masiva corrupción y fraude, es incorrecto; basado en el chequeo de ‘Fake News’ CNN y el Amazon Washington Post…”, escribió Trump.

Twitter, en tanto, ya había advertido que comenzaría a instrumentar un sistema de verificación para alertar sobre la divulgación de hechos y noticias falsas. Especialmente por la angustia que despierta cualquier tipo de noticias erróneas ante la pandemia del COVID-19.

Pero la red social también llegó a la política. Y en este caso, por los mensajes del presidente norteamericano para criticar el voto por medio del correo.

El mensaje de Trump contra esa forma de votar dice: “NO HAY FORMA (¡CERO!) de que las boletas por correo sean algo menos que sustancialmente fraudulentas. Los buzones serán robados, las papeletas serán falsificadas e incluso impresas ilegalmente y firmadas de manera fraudulenta. El gobernador de California está enviando boletas a millones de personas, a cualquiera”.

De inmediato, debajo del mensaje del mandatario, Twitter publicó un enlace que dice: “Obtenga la información sobre las votaciones por correo”.

Ese mensaje tiene un link que vincula con informaciones y datos sobre ese mismo tema, para que los usuarios puedan comprobar si se trata o no de una “fake news”.

Así, Trump, que usó de manera enérgica las redes sociales en su campaña para las elecciones de 2016, encontró, sorpresivamente, un nuevo enemigo.